“La perito es una persona y como humana se puede equivocar” (directo)

Bretón, pocos minutos después de la reanudación de la sesión. FOTO: MADERO CUBERO

13.11. Concluye la sesión, que se reanudará mañana a partir de las 10.00.

13.10. Sánchez de Puerta quiere preguntar por el error de la antropóloga pero esta policía dice que apenas la conoce. Vuelve a preguntar la fiscal porqué los agentes insistían en Las Quemadillas y en los registros. “Todos los indicios nos llevaban allí”.

13.08. Comienza el interrogatorio de Sánchez de Puerta.

13.07. La fiscal intenta ahora tapar un posible ataque de Sánchez de Puerta, referente a que el forense Etxeberria accedió a ver los huesos antes de que el Juzgado de Instrucción de Córdoba lo autorizara. La policía explica que no, que hasta que no se recibió un fax con la autorización no se le permitió analizar los restos.

13.05. La perito asegura que haciendo una comprobación de las llamadas de Bretón, éste “avisó a su hermano antes de que los niños pudieran perderse”.

13.04. Tras muchas pruebas, la Policía comprobó que los niños necesitaron unos 13 minutos, por su edad y capacidades motrices, para perderse subiendo la cuesta del parque Cruz Conde donde Bretón dijo que perdió a los pequeños.

13.03. La reconstrucción se suspendió por la presencia de muchos periodistas, pero se reanudó días después. Se probó con una niña de similares características a la pequeña Ruth cómo podía desaparecer en el parque.

13.00. La policía precisa horas concretas y lugares concretos de dónde estaba Bretón mientras hacía llamadas y sacaba a los niños del coche comprobadas durante esta reconstrucción.

12.58. La policía describe la reconstrucción del viaje de Bretón hacia el parque Cruz Conde del 15 de marzo de 2012 con dos niños como Ruth y José en el Opel Zafira.

12.57. La agente que declara ahora asegura que ella estuvo más en contacto con Ruth Ortiz durante la investigación.

12.56. La UDEV se hizo cargo de la investigación el 13 de octubre de 2011, cuando se relevó al comisario Manuel Piedrabuena, que dirigió el caso de Marta del Castillo y ante la falta de resultados.

12.55. Declara la jefa de sección de Homicidios y Desaparecidos de la Policía Nacional.

12.54. Concluye la declaración de Serafín Castro, mucho más corta de lo previsto.

12.53. “No hay un crimen perfecto, hay una investigación imperfecta”, resume el comisario.

12.51. Sánchez de Puerta no tiene más preguntas. No le interroga sobre su supuesta teoría del avión privado prometido a Bretón para salir de España.

12.50. Sánchez de Puerta dice que el “expediente disciplinario” contra Josefina Lamas “se ha dejado prescribir”. “Muy mal hecho”, responde el comisario.

12.49. Sánchez de Puerta pregunta si la Policía llegó a plantear quemar dos cerdos de 20 y 10 kilos de peso como prueba para ver cómo quedaban los restos. El comisario asegura que la antropóloga lo insinuó al final de una reunión pero que se descartó.

12.47. Estas cajas estaban guardadas en “una caja grande” en un “grupo” que dirigía la investigación. “De ese grupo sólo tienen llave los investigadores”. El comisario precisa que cuando entra la limpieza “siempre hay un investigador delante”.

12.46. En todo momento, Sánchez de Puerta pregunta por cómo se custodiaron las pruebas. El comisario insiste en que siempre se vigilaron bien.

12.45. El comisario responde a Sánchez de Puerta con un educado “don José María”.

12.44. El abogado pregunta por el hueso número 8, que se perdió. El comisario contesta que “parece ser que se desintegró por el estado en que se encontraba”.

12.43. Sánchez de Puerta quiere saber si “hay alguna prueba” de que Bretón le diera medicamentos a sus hijos para matarlos. “¿Se los ha dado a los niños? Pues yo no lo sé”.

12.41. A Etxeberria las fotografías se las envía la Policía y no la acusación particular, como insinúa Sánchez de Puerta.

12.40. “Parece ser que el señor Etxeberria con el técnico del georradar comentan entre ellos el caso y que el primero pide ver los huesos”, asegura. Entonces, “se le mandaron las fotografías”. Sánchez de Puerta pregunta si la solicitud fue por escrito.

12.37. “A nosotros nos resulta increíble” que se pudiera haber equivocado, insiste el comisario, y que por eso “pedimos un tercer informe” tras tener el del forense Etxeberria.

12.36. “La perito es una persona y como humana se puede equivocar”.

12.35. Sánchez de Puerta pregunta ahora por la antropóloga Josefina Lamas, aunque no puede decir su nombre.

12.34. “Subjetivamente para mí no existe duda ninguna de que los huesos son de los niños”, asegura. “Objetivamente no se puede saber porque no se ha podido extraer el ADN de los restos”.

12.33. Sánchez de Puerta pregunta cómo supuestamente murieron los niños. El comisario asegura que no lo sabe y que había que preguntarselo a quien los ha matado. “Mi deducción es que han muerto quemados”.

12.32. Sánchez de Puerta pregunta ahora por lo declarado ayer por un testigo de que se vio a un hombre en un Ford Focus en las inmediaciones del parque antes de la pérdida de los niños. “No tengo conocimiento de nada de eso”, responde. “¿No se investigó?”, “no tengo conocimiento”.

12.31. Sánchez de Puerta pregunta si el comisario estuvo el 1 de agosto de 2012 en Villa del Río con unos 20 policías buscando a los niños “acompañados por una pitonisa”. “No”, zanja. “En este tema, para nada ha intervenido nada de esto que yo sepa”.

12.29. “Había un 5% como mucho de posibilidades de que los niños pudieran estar en otro sitio”. El comisario concreta “un espacio de cuatro ó cinco minutos en que los niños hubiesen salido del parque y que los hubiese dejado a ellos o lo que quedara de ellos en algún sitio”.

12.28. La fiscal pregunta por los huesos y por si se garantizó la cadena de custodia. El comisario insiste en que “todo eso estaba controlado”. No hay más preguntas de la fiscal y tampoco de Reposo. Interroga Sánchez de Puerta.

12.27. El comisario reconoce que se contrató a un perito para analizar las imágenes de las cámaras de seguridad para “descartar que los niños habían llegado al parque, y lo descartamos”.

12.25. El comisario asegura que Bretón llegó a insinuar que la casa era “el santuario de los niños”.

12.24. “Los niños tenían que estar en Las Quemadillas sí o sí”.

12.23. “No teníamos duda ninguna de que la desaparición de los niños tenía un origen criminal”.

12.22. El comisario niega con rotundidad la afirmación de Sánchez de Puerta y Bretón de que le prometió un avión privado para salir de España si le decía dónde estaban los niños.

12.21. El tercer hecho fue cuando Bretón le reprochó que estaban echando abajo su casa de Las Quemadillas buscando a los pequeños. “Estarás contento”, dice el comisario que le dijo Bretón, y que él le dijo que se arreglaba cuando dijera donde están los niños. “Entienda que yo eso no se lo puedo decir”, asegura el comisario que le respondió.

12.20. El comisario cuenta un segundo episodio cuando el comisario le dijo que su teoría del parque la tenían desmontada. “Es que esa parte yo no la controlaba”, dice el comisario que respondió Bretón.

12.19. Castro define la actitud de Bretón de “tranquilidad pasmosa como si la fiesta no fuera con él”.

12.18. El comisario destaca tres episodios de sus conversaciones con Bretón. Uno es cuando se aproxima el mediodía en un registro y él negocia suspenderlo. En ese momento, el detenido dijo que prefería quedarse en la parcela porque tenía comida en la nevera y que invitara a todos los policías al almuerzo. Ocurrió al día siguiente de la detención.

12.16. Castro asegura que antes de la detención nunca habló con Bretón y que después sí, pero siempre en presencia de su abogado.

12.15. Bretón sí mira fijamente a Serafín Castro en los primeros segundos de su comparecencia.

12.14. Serafín Castro era el comisario jefe de la UDEV cuando ocurrieron los hechos y conoció de la desaparición de los pequeños el mismo 8 de octubre.

12.12. Se reanuda la sesión. El juez llama al ex comisario Serafín Castro.

11.52. Concluye el interrogatorio y el juez ordena un descanso. Se interrumpe diez minutos la sesión.

11.51. El agente agrega que su versión también ofrece contradicciones en cómo Bretón dice que saca a sus hijos del coche en el parque Cruz Conde y también sobre lo que declaró en las horas previas a su llegada a la parcela.

11.50. Sánchez de Puerta quiere que el agente concrete las “contradicciones” de Bretón. El policía le expone la primera versión de Bretón sobre lo que hizo en Las Quemadillas, cuando dice que no salió del coche en toda la tarde y luego aseguró que sí que había prendido una hoguera.

11.48. Da la impresión al escuchar el testimonio de los agentes que Bretón no tenía tan bien armada su versión como sí que posteriormente detalló el juez de instrucción José Luis Rodríguez Laínz en el sumario.

11.47. El agente responde ahora a Reposo Carrero y aclara algunas dudas sobre su interrogatorio previo de la fiscal.

11.45. “Su cuñado nos dijo: pegarle si podéis. Le dijimos que nosotros no podíamos hacer eso y entonces él se dirigió a Bretón y le agredió”.

11.44. “Él único atisbo de emoción que yo le vio fue cuando le dije que no me creía nada de lo que me decía. Me miró, agachó la cabeza y se calló”.

11.43. Bretón les dijo a los agentes que se sentó en una barra de musculación, que miró su móvil y cuando levantó la cabeza ya no vio a sus hijos.

11.42. Según el agente, Bretón le describió su camino por el parque Cruz Conde “campo a través” y no por los caminos del circuito diseñado para hacer deporte.

11.40. El agente describe lo que había dentro de un maletero “muy desordenado”: cuerdas, cuchillos y cinta de embalar.

11.39. Todos los agentes han coincidido en la dificultad de poder sacar a los niños tal y como estaba aparcado el coche de Bretón.

11.38. Tras hallar la hoguera y ante la ausencia de luz, la Policía se fue de la finca hasta el parque Cruz Conde, a buscar el coche de Bretón que estaba “aparcado muy raro, en dirección contraria”.

11.37. “La hoguera ya no era un fuego vivo, sino que era un rescoldo”.

11.36. “Como la noche avanzaba y había poca luz, buscamos en la finca algo. Un policía con una linterna vio un montículo y vimos que era una hoguera con brasas aún calientes”. El agente dice que entonces le preguntó a Bretón que qué era y le dijo que había quemado recuerdos. El policía le recriminó que le había dicho que había estado toda la tarde en el coche y que porqué decía ahora eso. Bretón le dijo que había quemado también “restos de animales”.

11.35. El agente asegura que Bretón les dijo al principio que estuvo dentro del coche con los hijos mientras estos dormían. “Nos confirmó que no los despertó ni para darles de comer ni de beber”.

11.34. Bretón fue colaborador “en el sentido de que nos abrió la puerta y nos mostró todo lo que podíamos ver”.

11.33. Bretón no recriminó a la Policía qué hacían en la finca de las Quemadillas ya el mismo 8 de octubre y porqué no buscaban a sus hijos.

11.32. “Él enseguida siempre desviaba la atención a los días previos, y no a la desaparición”.

11.31. Bretón en Comisaría “incurrió en algunas contradicciones” y dijo “cosas que no eran normales”. El agente asegura que el hombre trató de inducir a la Policía a “lo mala que era su pareja”.

11.30. “Este señor desde primera hora nunca daba una versión completa. Estaba tranquilo y contestaba cuando se le preguntaba”. Bretón “tenía completamente preparada la argumentación” sobre algunas preguntas que se le realizaban. “Era una cosa bastante incongruente”.

11.28. El agente insiste en que Bretón siempre ofreció unas “explicaciones vagas” cuando era preguntado.

11.27. “Este nunca nos ofreció un relato de hechos contínuo, concreto”. “Siempre se quedaba corto en su información”.

11.26. “Normalmente nosotros tenemos que calmar a los padres y en este caso era al revés, nosotros estábamos más activos y nerviosos que el padre”.

11.25. “Bretón estaba muy tranquilo. Si bien cada persona exterioriza sus sentimientos de una manera, José Bretón estaba muy tranquilo”.

11.24. Concluye este agente y entra ahora un nuevo policía, que el 8 de octubre era el jefe del grupo de incidencias de la Policía Judicial.

11.22. Bretón niega ahora con la cabeza, de forma casi imperceptible, cuando escucha la declaración del policía. Pese a este gesto, su semblante sigue siendo hierático.

11.19. “Bretón siempre estuvo colaborador, relativamente tranquilo para lo que estábamos viviendo. Durante todo el tiempo tuvo la misma actitud”.

11.17. La fiscal quiere saber si Bretón entró en contradicciones sobre su versión ya en la misma noche del 8 de octubre sobre cómo perdió a los pequeños.

11.14. El policía describe que una vez que vieron que los niños no estaban en Las Quemadillas volvieron al parque Cruz Conde, donde realizaron una reconstrucción de los pasos de Bretón.

11.12. El agente asegura que en un primer momento, y antes de que se hallara la hoguera, Bretón les dijo que pasó la tarde durmiendo la siesta en el coche con los niños. Luego le añadió que había quemado recuerdos de su mujer en la fogata.

11.11. La hoguera se encontró en una inspección y los agentes ya vieron que todavía “estaba caliente”.

11.10. “Él siempre fue muy colaborador y llegó a decirnos que entendía que nosotros estábamos haciendo nuestro trabajo”.

11.09. “En la parcela buscamos cualquier indicio de los niños, notas de secuestro...”

11.08. “Se decidió ir a la finca estando hablando con él y ante sus respuesta y que no teníamos nada más por donde mirar”.

11.07. “Tal y como Bretón contaba la desaparición, su actitud, su serenidad, el grupo de 20 personas que decía que había...”, expone el agente, que agrega que “no cuadraba” su versión.

11.05. “La angustia y la desesperación aparecen en todos los casos en los que unos padres pierden a sus hijos”.

11.04. “Cuando fui a buscar a Bretón a la oficina de denuncias recuerdo que tuve que preguntar al compañero quién era el que estaba denunciando la desaparición de sus hijos porque no era normal la actitud de las personas que allí había”.

11.03. Entra un nuevo agente, que esa tarde estaba al mando de la Brigada de Policía Judicial de Córdoba.

11.01. Sánchez de Puerta dice que ese día se cogieron tres restos de la hoguera y se llevaron a Comisaría. El agente lo niega, dice que si se hizo así “se hizo mal y sin mi consentimiento”. No queda claro si eso ocurrió.

11.00. Sánchez de Puerta pregunta al inspector si recuerda a algún compañero removiendo la hoguera. “Yo no lo vi”, dice, “pero tampoco puedo afirmar lo contrario”.

10.59. Sánchez de Puerta quiere saber si la Policía obligó a Bretón a estar en las Quemadillas. “No, no estaba detenido”. El abogado insiste y el policía contesta que le reprochó a Bretón que porqué estaba allí y no se iba a buscar a sus hijos.

10.58. Sánchez de Puerta vuelve a preguntar si la actitud de Bretón era debida a un shock emocional. “Yo no soy especialista para determinar si eso es posible”.

10.57. “El hermano era el hombre más tranquilo del mundo”, asegura el agente.

10.55. “El cuñado era el que estaba más mosqueado. El hermano, lógicamente es su hermano, lo defendía”.

10.54. Al mediodía del 9 de octubre “ya llegaron las unidades especiales” para hacerse cargo de la investigación. Sobre las pruebas, el agente dice que ordenó “aquí no se toca nada”. “Lo que hicimos fue proteger la zona”. “Ahora, tampoco sé si algún compañero no tocó nada”, dice.

10.53. Al día siguiente, el agente fue a la finca porque pensaba que Bretón “se los había cargado” y buscaron “arena removida, al ponernos en lo peor”.

10.53. “Nos costó la misma vida localizar a la mujer”, Ruth Ortiz, asegura.

10.52. “Era la actitud de él lo que no cuadraba. Su tranquilidad fue lo que nos llamó a todos. Si no, no nos tiramos hasta las cuatro de la mañana buscando a los pequeños”.

10.51. El agente asegura que cerca de donde Bretón decía que había perdido a sus hijos había un contenedor municipal para recoger ramas y que él se metió dentro “por si le había dado un testarazo a los pequeños”.

10.50. “Bretón dice que se sentó en la barra de musculación para mirar el móvil”, para “chatear”, ha agregado.

10.49. El agente describe su sensación de “pérdida de tiempo” cuando Bretón les guiaba por dónde había podido perder a sus dos hijos.

10.48. Según el inspector, Bretón dudó al principio al guiarles sobre la ruta que tomó desde las Quemadillas hasta el parque Cruz Conde.

10.47. “En el maletero del coche había cuchillos, cintas y una cuerda”. El agente ordenó mandar los objetos a Policía Científica “por si hubiera manchas de sangre”.

10.46. El agente describe cómo encontraron la hoguera y cómo estaba la finca cuando llegaron allí el sábado por la noche.

10.44. “El mismo cuñado y el guardia civil hablábamos entre nosotros y llegamos a la conclusión de que nos estaba mintiendo”.

10.43. El inspector asegura que los familiares y el amigo guardia civil dudaban de lo que había pasado.

10.42. “No nos cuadraba que se hubieran perdido”.

10.41. “De primera hora nos olió raro y decidimos ir a la finca por si los tenía allí escondidos”.

10.40. “El único momento en que Bretón perdió un poco los papeles fue cuando discutió con el cuñado y el hermano”.

10.39. “Estuve con Bretón hasta las cerca de las 4.00 de la mañana y se le dije 20 veces esa noche que a mí si he perdido a mis hijos no estoy allí aguantando a un policía tocándome las narices y mis pequeños perdidos”, describe. “Y él como el que oye llover”, dice. “No se movió y decía que los he perdido, los he perdido, los he perdido”.

10.37. El agente describe que en moto patrullaron el parque Cruz Conde en busca de los niños.

10.36. Entra un nuevo policía, el inspector que acudió al parque Cruz Conde el 8 de octubre. Era el jefe de servicio de Incidencias durante esa tarde.

10.35. Sánchez de Puerta le pregunta al agente si la noche del 8 de octubre la hoguera de las Quemadillas “fue removida”. “Que yo sepa no”.

10.34. Sánchez de Puerta insiste en su interrogatorio en que “la pasividad” de Bretón descrita por el agente se podía deber a “un shock emotivo”.

10.32. “A los compañeros de noche ya le advertimos que la cosa no era una desaparición normal”, dice el agente.

10.31. Interroga ahora al policía la abogada Reposo Carrero.

10.29. “Él lo que hacía era estar quieto”, describe el agente sobre la primera inspección en Las Quemadillas, al día siguiente de la desaparición de los pequeños. El policía asegura que las cenizas de la hoguera “estaban calientes” 24 horas después.

10.27. “Tanto nosotros como los familiares le insistíamos cómo había perdido a los niños y él insistía en que los había perdido en el parque”. El agente asegura que el que más le preguntaba era su hermano, Rafael Bretón.

10.26. El agente describe que fue a la parcela de Las Quemadillas al día siguiente y vio la hoguera. Le preguntó a Bretón por el fuego y dijo que había quemado “recuerdos de su mujer, papeles y cartas”.

10.24. El agente relata el enorme dispositivo de búsqueda que se puso en marcha durante los primeros minutos.

10.23. En su declaración, “se fueron sumando cosas raras que nos hicieron sospechar”, dice.

10.22. El agente fue el que dirigió la primera operación de búsqueda en el parque Cruz Conde. “Bretón estaba totalmente quieto y parado. En ningún momento buscaba a sus hijos activamente”.

10.20. Entra el siguiente agente. Era el jefe del Subgrupo de Atención al Ciudadano de la Policía Nacional.

10.19. Sánchez de Puerta le pregunta al policía si todas las preguntas reaccionan de la misma manera a la hora de poner una denuncia: “Hay unos determinados parámetros que todo el mundo cumple, pero esta persona no los cumplió”.

10.17. Hoy Bretón no mira al policía. Al contrario, mira fijamente a su abogado.

10.16. “Era como un trámite. Puso su denuncia y era como si me enfrentara a una máquina”.

10.14. La denuncia se realizó a las 20.43 del 8 de octubre de 2011.

10.13. “No facilitó ningún dato en su denuncia. No era su afán facilitar información como otros denunciantes que sufren estos casos”. La fiscal le pregunta si pudiera ser que Bretón estuviera en estado de shock y el agente dice que no.

10.12. “Normalmente un denunciante al que se le ha perdido alguien querido tiene otra actitud”, dice el policía, que asegura que “nunca” había estado con una persona tan tranquila ante una desaparición.

10.11. “Normalmente, doy pie al denunciante a que me cuente. Pero con Bretón había falta de comunicación porque él no me expresaba lo que yo quería escuchar, y lo era el que le preguntaba”.

10.10. El policía es el funcionario que recibió la denuncia de José Bretón por la desaparición de los niños. “Bretón vino totalmente tranquilo. Literalmente mirando tranquilamente la oficina de denuncias e incluso haciendo comentarios que luego me resultaron extraños”. Según el agente, le comentaba “a la otra persona que realmente estaba nerviosa” que tenía que hacer algún arreglo eléctrico.

10.08. Se reanuda la sesión. El juez llama al primero de los policías en declarar.

10.07. En unos segundos arrancará la vista. Entra Bretón, acompañado de dos policías que le retiran las esposas.

10.04. De momento, el juicio va cumpliendo con el plazo previsto por el juez y no acumula ningún retraso. En principio, por tanto, el viernes será una jornada de descanso.

10.01. Hoy se ha duplicado la presencia de periodistas en la Audiencia Provincial con respecto a la jornada de ayer.

9.50. En unos minutos arrancará la séptima jornada del juicio a José Bretón. Primero comparecerán cinco policías de los que participaron en la investigación del caso. En sexto lugar testificará Serafín Castro, ya jubilado.

Buenos días. A partir de las 10.00 se reanuda la séptima sesión del juicio contra José Bretón, el padre de Ruth y José y que se enfrenta a una pena de 40 años por la muerte de sus dos hijos. Hoy está prevista la comparecencia de los policías que investigaron el caso, entre los que destaca la presencia del comisario que dirigió toda la instrucción: Serafín Castro, ya jubilado, y ex jefe de la Unidad de Delincuencia Organizada y Violenta (UDEV).

Etiquetas
stats