Los partidos en Córdoba miran al Congreso para renovar sus direcciones

Córdoba - Leganés | MADERO CUBERO
De la formación o no de un Gobierno depende la renovación de dirigentes en el PP y PSOE en breve plazo | La entrada o no de Ganemos en el Ayuntamiento también se discutirá después de lo que ocurra en Madrid

Es como el efecto mariposa: lo que ocurra en el Congreso de los Diputados tendrá un efecto inmediato en todas las administraciones del resto de España. Es más, lo que ocurra en el Congreso de los Diputados en los próximos meses (cuando se forme Gobierno, si es que se forma, y sea el que sea) tendrá efectos en los propios partidos y, sobre todo, en algo que tienen en las provincias en stand by: su renovación.

En Córdoba, los dos grandes partidos, PSOE y PP, tienen pendiente renovar sus órganos. Ambos lo harán justo después de que lo hagan sus hermanos mayores en Madrid. El PSOE ya ha convocado para el fin de semana del 20 al 22 de mayo su Congreso, en el que ratificará al candidato que elijan las bases como secretario general. Después, tendrá que haber más congresos en las provincias.

En Córdoba, Juan Pablo Durán sigue siendo secretario provincial y compatibiliza su cargo con el de presidente del Parlamento (es la segunda autoridad de Andalucía tras la presidenta de la Junta, Susana Díaz). Tiene pendiente convocar un congreso provincial para elegir a la persona que le sucederá. Lo que ocurra en Madrid dependerá, y mucho, de cómo será el proceso. Por ejemplo, el PSOE va a elegir a su secretario general en primarias. Está por ver si en Córdoba se va a iniciar un proceso similar o no. En ese caso, todo puede pasar.

En principio se ha especulado mucho con que el nombre del sucesor de Durán al frente del partido puede ser el actual presidente de la Diputación, Antonio Ruiz. Las fuentes consultadas por este periódico ni confirman ni desmienten. Ni frío ni calor. De momento, los socialistas cordobeses están más pendientes de Madrid que en clave local, pero las fuentes insisten en que todo tiene una lectura provincial.

En el PP también se mira de reojo a Madrid y a lo que ocurra en el Congreso de los Diputados. Su presidente provincial es diputado y además concejal en el Ayuntamiento, José Antonio Nieto. El exalcalde, a diferencia de lo que han hecho otros populares que dieron el salto de los ayuntamientos al Congreso, ha decidido mantener su acta de concejal. Lo que vaya a hacer ahora, tanto seguir como concejal como dejar la presidencia del PP de Córdoba, dependerá del Congreso y también de la calle Génova.

El PP tiene aplazado su congreso hasta que no se elija un nuevo gobierno. Después, habrá congresos provinciales que renovarán los cargos. En principio, los estatutos del PP no permiten que un diputado en el Congreso sea a la vez presidente del partido en una provincia. Pero los estatutos no son claros. El propio Mariano Rajoy es diputado, presidente del Gobierno y presidente del PP. Es decir, Nieto no tendría porqué dejar la presidencia del partido.

Además, en caso de que se forme Gobierno y se retome la actividad parlamentaria, Nieto cuenta con la posibilidad de estar tanto en el Congreso como en el Pleno, sabiendo que con un gobierno en minoría las sesiones parlamentarias se pueden multiplicar y su presencia en Capitulares se puede ver afectada. De sus futuras aspiraciones dependerá su acta de concejal. Muchos en su partido se inclinan porque Nieto intentará volver a ser alcalde en 2019. Para ello necesita tener voz en el Ayuntamiento.

Los efectos colaterales de lo que ocurra en Madrid pueden ser más profundos. El replanteamiento sobre si Ganemos entra o no a gobernar en el Ayuntamiento es algo que está aplazado hasta saber qué ocurre en el Congreso. Aunque Ganemos es una agrupación de electores independiente de Podemos y que funciona con un sistema mucho más asambleario que la formación morada, a nadie se le escapa la influencia que tiene el partido que lidera Pablo Iglesias. El debate sobre la conveniencia de entrar o no en el Ayuntamiento está aplazado, pero sigue ahí, pendiente de algo de lo que todo el mundo habla y nadie sabe: ¿habrá Gobierno o elecciones generales anticipadas?

Etiquetas
stats