En pareja y de guardia en el hospital: “La enfermedad no entiende de fiestas”

El matrimonio formado por la enfermera Ana María García y el médico Rafael Llamas, en el Hospital Reina Sofía | ÁLEX GALLEGOS

Rafael Llamas y Ana María García están casados y en estas fechas navideñas, se organizan para pasar las fiestas juntos. Tanto, que también han trabajado de guardia a la vez en Nochebuena, como otros años lo han hecho en Nochevieja. Ambos son profesionales sanitarios del hospital Reina Sofía de Córdoba: él es médico y ella enfermera, y este 24 de diciembre compartieron tarea y, cuando las urgencias lo permitieron, algún brindis por la salud con los compañeros de la guardia.

Cuentan que, siendo los dos trabajadores sanitarios en Reina Sofía, "a uno u otro siempre nos toca trabajar algún día señalado de las fiestas". Por eso, el que queda libre se ofrece a cambiar ese festivo con algún compañero -"que está encantado de librar"- y así trabajar ambos el mismo día. Lo han hecho este año en Nochebuena y otras veces han pasado juntos trabajando la Nochevieja, relatan a CORDÓPOLIS.

Esa noche, Rafael era uno de los médicos en el área de Observación, mientras que Ana María estaba en el servicio de Urgencias. Ambos, con más de 20 años de asistencia sanitaria a sus espaldas, están acostumbrados a las guardias nocturnas el resto del año y, cada Navidad, a las que tocan en estos días festivos. Por eso, sus hijos de 13, 6 y 4 años, saben que se quedan en casa de los abuelos para celebrar la Nochebuena con el resto de la familia mientras sus padres atienden a los pacientes que lleguen hasta la puerta del hospital.

"La enfermedad no entiende de fiestas ni de fechas", afirma Rafael que sabe bien, como Ana María, que en esas noches especiales hay unos perfiles de pacientes que llegan hasta las Urgencias. "Suelen entrar casos de intoxicaciones etílicas y también intoxicaciones medicamentosas", explica esta enfermera para señalar que "son fechas donde algunas personas se deprimen". "También nos llegan agresiones y heridos en accidente de tráfico", enumeran, aunque con lo que cuentan seguro es con las enfermedades respiratorias y otras patologías estacionales asociadas al frío y, en la mayoría de los casos, a personas mayores.

"Estamos preparados para todo"

Hasta el hospital llega en una jornada como la de Nochebuena "lo habitual, más todo lo que conlleva ese día", donde el consumo de alcohol, el mayor número de personas en la calle y en la carretera, pueden acabar con una visita a Urgencias. "Sabemos que son fechas donde debemos hacer un consumo responsable de alcohol, donde a veces tenemos hábitos exaltados, pero esto no debe convertirse en un problema de salud".

"Estamos preparados para todo", aseguran con la experiencia de años atrás que les hace saber que, con la celebración en las calles de Córdoba desde mediodía del 24 de diciembre, ya llegan algunos casos al hospital durante la tarde, para frenar la afluencia a la hora de la cena y activarse de nuevo la llegada de pacientes a partir de la madrugada. "Cada día tiene sus ritmos", cuentan.

De otros años, ambos saben lo que es tener que atender a un enfermo crítico justo cuando están dando las campanadas, o recibir a una ambulancia con un herido grave mientras el resto de la ciudad cambia de año en Nochevieja, momentos donde la salud y la vida marcan la prioridad.

Por eso, entre paciente y paciente, dependiendo de la afluencia que tengan en Urgencias, quienes como ellos dos comparten tarea en una de estas guardias especiales, comparten también una cena algo distinta, "llevando cada uno cosas ricas, buscando un hueco cuando se puede y por turnos", para celebrar también, de una manera especial y al pie del cañón, la salud y la Navidad.

Etiquetas
stats