Las palmeras del centro se caen y el Ayuntamiento las revisará todas

Un hombre poda una palmera en Córdoba | MADERO CUBERO

En las últimas semanas, en el Paseo de la Victoria y en los jardines de Conde de Vallellano se han caído siete palmeras. Este viernes, técnicos de Parques y Jardines retiraron, en prevención, otras dos que podían caerse, una de ellas sobre la zona de juegos infantiles del Paseo de la Victoria y otra junto a los puestos ambulantes de la zona central del paseo. Algo le está pasando a las palmeras de la zona, lo que ha disparado las alarmas en el Ayuntamiento, que ha ordenado una revisión de todas, según ha asegurado a preguntas de este periódico la concejala de Infraestructuras y Medio Ambiente, Amparo Pernichi.

En total, se calcula que entre Vallellano, el Paseo de la Victoria y los Jardines hay 120 palmeras. De las siete que se han caído, se ha comprobado en prácticamente todas “signos de pudrición”, según señala Pernichi. Esta semana, por ejemplo, se cayó una palmera de gran porte justo a la entrada de la Pérgola. De madrugada, MODO ya estaba cerrado. De haber sido a plena luz del día se podía haber producido una tragedia. Ninguna de las siete ha provocado más allá de un susto. En Madrid, por ejemplo, algunos árboles desprendidos han llegado a matar a peatones.

Ante el riesgo de que algo está pasando con las palmeras de la zona y de que la situación de Córdoba no es única (en Málaga y Granada está pasando lo mismo) el Ayuntamiento ha decidido actuar de urgencia. Primero, revisando todas las palmeras, para ver cuáles están sanas y cuáles tienen signos de estar podridas por dentro y podrían venirse abajo. Así, ha contactado con un grupo de expertos que ya trabajan precisamente en Málaga y Sevilla para determinar qué está ocurriendo.

“Vamos a encargar una inspección profunda que determine cuáles pueden ser las palmeras que puedan tener alguna anomalía”, ha explicado Pernichi, que detalló que las pruebas se hacen “con un registrófago” que determina “cómo están por dentro”.

Todas estas palmeras tienen elementos en común. Fueron plantadas a la vez, hace varias décadas, y con el mismo sistema. “Tienen estrecheces en el estipe”, explicó Pernichi. El estipe es el tronco. La estrechez está producida porque se sembraron en un pequeño alcorque. Al crecer, la palmera mantuvo la forma del alcorque. Y es por esa estrechez por donde sufre el árbol y por donde, en ocasiones, se acaba partiendo y cayéndose.

Otra de las primeras conclusiones de Parques y Jardines es que las palmeras se han caído coincidiendo con dos circunstancias: que sufren un estrés hídrico y que han sido sometidas a fuertes vientos. Si están podridas por dentro, con el calor se empiezan a fractura y la caída es algo más que probable.

Pernichi anunció que tras revisar las palmeras “nos iremos a la Comisión del Árbol”, donde se decidirá cuáles se talan y cuáles no. En los lugares vacíos se volverán a plantar palmeras, para que el Paseo de la Victoria, Vallellano y los Jardines de la Agricultura (donde no se ha caído ninguna) sigan teniendo el skyline actual.

Etiquetas
stats