“Por Paco Molina, que sigue desaparecido”: los padres del joven convocan una concentración

Familiares de Paco Molina |  TONI BLANCO

El joven Paco Molina cumplió 21 años el pasado 24 de octubre. Sus padres llevan grabada a fuego esta fecha, de la que siempre hablan en pasado y nunca en pretérito. Desde que desapareciera en 2015 con tan sólo 16 años, tanto ellos como los investigadores no han cesado en buscar al chico, persiguiendo la convicción de que no se fue de forma voluntaria.

Con el objetivo de recordar que “Paco sigue desaparecido”, señala su padre -Isidro Molina-, el próximo 23 de noviembre tendrá lugar una concentración en el Bulevar de Gran Capitán, en frente de la iglesia de San Nicolás. Al acto asistirán el periodista y presidente de la Fundación Quién Sabe Dónde global (QSDglobal), que está siendo de gran apoyo para la familia de Paco, y el coro Gospel Córdoba. La intención es que la agrupación musical abra y cierre una concentración que comenzará a las 12:00 y que cuenta con la asistencia de toda la corporación municipal, que está invitada al acto.

Sobre el estado de las investigaciones, el padre de Paco asegura que la policía “está trabajando duramente” y que la línea abierta durante el pasado verano “no ha dado los frutos que se esperaba”. Aún así, le consta que la búsqueda de Paco continúa muy activa y con diferentes líneas de actuación.

Desde el principio del caso, Isidro Molina ha puesto en duda que su hijo se marchara voluntariamente, dado que “no se llevó el dinero que tenía en casa, ni tampoco ropa”, por lo que no entiende cómo, según testigos, el menor tomó un autobús hacia Madrid, donde se le perdió la pista.

Durante este tiempo, la familia ha recibido muchas llamadas aportando falsas pistas, algunas de las cuales han sido investigadas por la Policía. Una de las últimas “era de Colombia y nos pedían dinero, diciendo que si no matarían a mi hijo”, según relató el padre en una ocasión. La Policía descubrió de dónde venía dicha llamada y que era una pista falsa.

Asimismo, un hombre con antecedentes acusado de un delito contra la integridad moral, después de que supuestamente ofreciera a los padres de Francisco Molina pistas falsas sobre su paradero aceptó en sede judicial en noviembre de 2017 una pena de seis meses de prisión y multa de unos 700 euros, tras reconocer los hechos y pedir “disculpas” por lo que hizo.

Etiquetas
stats