Los olivareros temen que el 'arancelazo' de Trump y los precios acaben por despoblar la Córdoba rural

Un trabajador en un olivar.

Como el efecto mariposa, una decisión del Despacho Oval en la Casa Blanca puede acabar provocando que se agrave la crisis de despoblación en la Córdoba rural. Este viernes, el secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), Miguel Cobos, ha asegurado que con la situación de precios actual, unida al anuncio del presidente de Donald Trump de imponer un arancel del 25% a la importación de aceite de oliva, hay al menos 105.000 hectáreas de olivar en la provincia condenadas a “su abandono”.

Las cuentas son claras. Con los precios actuales, la cosecha del aceite de oliva es inviable en la zona de sierra. Zonas productoras como Montoro, Adamuz, Villanueva de Córdoba o algunos puntos de la Subbética se enfrentan a una crisis sin precedentes. Según las cuentas de UPA, solo en costes estos olivares necesitan unos precios de 2,75 euros el kilo de aceite para no perder dinero. Actualmente, el precio medio del aceite de oliva ronda los dos euros. Y bajando.

“Es un olivar de sierra, en pendiente, con bajas producciones y altos costes, que a dos euros el kilo de aceite no puede sobrevivir. Si esto es permanente, ese abandono puede suponer pérdida de empleo, pérdida de población en el medio rural y un desastre para la economía de esos pueblos que se sustentan en la agricultura. Es un problema medioambiental sin precedentes, ya que esos olivares abandonados se llenarán de maleza y habrá riesgo de incendios”, ha denunciado Miguel Aguilar.

Pero con los precios actuales, hay pocos olivares sostenibles en la provincia de Córdoba, según UPA. Así, el olivar de secano (ubicado principalmente en la Campiña) tiene unos costes de producción de 2,60 euros, que ahora mismo no se cubren, por lo que también podría estar abocado al abandono. El intensivo de regadío “sobrevive por dos euros” mientras que el súper intensivo es rentable a partir de 1,40 euros el kilo de aceite, según los cálculos de UPA.

Actualmente, el abandono del olivar se nota en el cambio a “ecológico”, que según UPA esconde lo que está pasando. “Hay algunos olivares que se han vuelto ecológicos pero son olivares abandonados. Las malas hierbas las controlan con ganado, no se llevan a cabo operaciones de ningún tipo, la poda no se usa, y la recolección si hace falta no se lleva a cabo... Eso en realidad es un olivar abandonado que se sustenta básicamente por las ayudas”, lamenta Miguel Aguilar.

UPA reclama a las administraciones que activen medidas para evitar que este problema vaya a más. La campaña actual se ha cerrado en la provincia con un récord de producción. Sin embargo, la próxima, con la vecería y la falta de lluvia, se prevé que sea un 40% inferior. Con esos datos, los precios deberían aumentar, pero seguían estables y el anuncio de Donald Trump ha hecho que se vuelvan a hundir a mínimos históricos.

“El mercado se comporta a nivel global. Italia va a tener el doble de producción, al igual que Grecia, Portugal... Volvemos al mismo sitio”, lamentó Miguel Aguilar, que asegura que la industria mantendrá los precios actuales, que pueden suponer la ruina para el sector cordobés. “El Gobierno central tiene que mejorar la ley de cadena alimentaria y prohibir la venta a pérdidas”, dijo. “Esta es una práctica desleal que tira por tierra el trabajo de miles de agricultores. La UE tiene que actualizar los precios y permitir la autorregulación del sector, y a través de una extensión de norma que sea obligatoria para todo el sector”, reclamó.

El próximo 10 de octubre los olivareros han convocado una manifestación en Madrid. El día 14 está prevista una reunión en la que España podría intentar que la Organización Mundial del Comercio impida a Estados Unidos que active los aranceles. De lo contrario, los 80 millones de euros en aceite de oliva y 15 millones en aceituna de verdeo que se han exportado a Estados Unidos en 2019 estarían en riesgo para los próximos años, profundizando así las pérdidas del sector.

Etiquetas
stats