Ocupación al 30% y reservas de un día para otro: la nueva normalidad en los hoteles reabiertos

Turistas en el Puente Romano | TONI BLANCO

La nueva normalidad para el sector hotelero cordobés está dibujando un panorama evidentemente malo para los pocos establecimientos que han abierto sus puertas, aunque mantiene algunas señas que ya eran una constante en temporada baja antes del inicio de la pandemia del Covid-19.

Hablamos de la predominancia total del turismo nacional; la diferencia notable en la ocupación que se da entre semana respecto al fin de semana -concretamente respecto al sábado-; y un importante número de reservas hechas a última hora. Son características muy habituales en la ocupación hotelera de julio y agosto en Córdoba, salvando las distancias, ya que la ocupación de este año evidentemente ni siquiera se puede comparar con la de 2019.

No obstante, el vaso se ve medio lleno o medio vacío según a quien preguntes. En hoteles como Alfaros, que abrió la semana pasada, se han mostrado moderadamente sorprendidos de cómo ha funcionado el hotel durante los primeros días en la nueva normalidad.

En este tradicional alojamiento se alcanzaron las cien habitaciones ocupadas el pasado sábado. Es casi el 70% de la totalidad de plazas que tiene disponibles este hotel, según indica Juan Luis, recepcionista del mismo, tras ser consultado por este periódico.

El joven explica que, comparativamente, es más del doble de la ocupación que hay entre semana, en la que no se pasa del 30% de habitaciones reservadas. Además, destaca que la gente reserva tarde, casi de un día para otro y en la misma semana, lo que complica mucho la planificación hotelera.

"Todo se vende de un día para otro. Así no se puede vivir porque no hay previsión de ningún tipo"

En la misma situación se encuentran Apartamentos Alberca y Apartamentos Barroso, ambos gestionados por Manuel Fragero, y el último de ellos que sirvió como hotel refugio durante la pandemia. Fragero señala que la caída respecto al año anterior es del 50% en Alberca y del 70% en Barroso.

Lo peor, explica el empresario, es que no hay prácticamente demanda. "En Barroso, lo que hay es trabajadores que siguen confiando en los apartamentos cuando vienen a trabajar entre semana, y luego el fin de semana se para en seco. En Alberca sí que hay algo más de movimiento de un día para otro", analiza Fragero.

En cualquier caso, lo peor, insiste, es la falta de previsión. "Todo se vende de un día para otro. Así no se puede vivir porque no hay previsión de ningún tipo", lamenta.

Para ver el vaso medio lleno, al igual que ocurre con otros nichos de turismo en Córdoba, lo mejor es acudir a alojamientos con piscina. Es el caso del Parador de la Arruzafa, que reabrió a finales de junio.

El Parador de la Arruzafa, lleno el sábado al 90%

Allí atiende el teléfono Juan, que señala que la ocupación está siendo de algo más del 50% entre semana y de casi llenos los fines de semana. Así, según los cálculos, este sábado pasado, el parador llenó 83 de las 92 habitaciones con las que cuenta, casi todo de turismo nacional.

Claro que la marca Paradores es casi un emblema y eso aporta mucha seguridad, según el recepcionista. "Los clientes se van muy contentos porque ven que están todas las medidas de seguridad ajustadas al detalle, desde el buffet al desayuno. En todo", indica Juan, que añade que el precio también está más bajo y se está trabajando mucho en las ofertas y promociones.

No todo el mundo puede rebajar el precio sin una marca potente detrás. En Alfaros, Juan Luis comentaba que habían tenido que subir un poco el precio medio por los costes de limpieza. Al final, parece que no ha habido quejas y, por lo que ha podido ver en los comentarios, "el fin de semana ha ido bien y todos son positivos, a pesar de que no tenemos todos los servicios abiertos" -explica-.

Aehcor pide que se controlen las viviendas con fines turísticos para que generen el empleo que no están generando los hoteles

En cualquier caso, el presidente de la Asociación de Empresarios de Hospedaje de Córdoba (Aehcor), Alejandro Navarro, recuerda que en estos momentos solo hay 35 establecimientos abiertos en Córdoba. Otros, como el que él gestiona -Hotel Ayre- abrirá el 1 de agosto y otros muchos lo harán en septiembre.

En los que están abiertos, Navarro cifra la ocupación media en un 30% de la oferta y con unos precios "realmente bajos". Tan bajos, que algunos hoteles no podrán adaptarse a la actual situación. El presidente de la patronal calcula que es posible que el 5% de los establecimientos de alojamiento de Córdoba "no vuelvan a abrir en los próximos 2 o 3 años".

En esta situación, Navarro cree que es el momento de iniciar una monitorización estricta de las viviendas con fines turísticos, puesto que, ante la falta de oferta, éstas están teniendo una alta demanda y es el momento de que generen empleo. "Se tienen que fiscalizar de una vez y de verdad. Que toda esa oferta sea economía declarada y que genere empleo", remarca el responsable de Aehcor, que recuerda que, al contrario de los hoteles, los pisos turísticos tributan "como un complemento de la renta".

Etiquetas
Publicado el
7 de julio de 2020 - 04:30 h
stats