El obispo se queja: “Las administraciones nos ayudan cada vez menos”

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, en una imagen de archivo | MADERO CUBERO

"Las administraciones públicas nos ayudan cada vez menos, aunque somos ciudadanos de pleno derecho, que pagamos todos los impuestos y tenemos derecho a ser ayudados en tantas obras buenas que la Iglesia realiza para bien de la sociedad". En su carta semanal, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha mostrado su queja ante la actitud de las diferentes administraciones públicas para sostener económicamente a la Iglesia en España.

"No contamos ya con ningún patrimonio oculto ni con ninguna renta periódica, sólo nos queda la aportación voluntaria de los fieles a través de donativos y legados, suscripciones periódicas o señalando la X en la declaración de la renta. La Iglesia diocesana hemos de sostenerla entre todos", señala el responsable de la Iglesia en Córdoba.

"En la crisis que acabamos de pasar (aún no superada del todo), la diócesis de Córdoba a través de sus Cáritas parroquiales y diocesana y a través de otras muchas instituciones de Iglesia ha estado y sigue estando cerca de los pobres, llegando incluso a dar de comer a doscientas mil personas durante una larga temporada, eso sin contar las múltiples atenciones de todo tipo, en actitud de escucha, de servicio, de acompañamiento. Qué hubiera sido de nuestra sociedad, tan apretada por todos lados, sin la presencia de la Iglesia y de los católicos. La Iglesia, por tanto, no es un parásito de esta sociedad, sino uno de sus principales bienhechores", insiste el obispo.

Demetrio Fernández asegura además que la diócesis de Córdoba "incluye 232 parroquias, unos 300 curas, 70 seminaristas (50 mayores y 20 menores), unos 800 religiosos que atienden múltiples instituciones, miles y miles de fieles laicos en los distintos ámbitos: parroquias, movimientos y comunidades, cofradías y hermandades, grupos de espiritualidad religiosa. La diócesis de Córdoba es una diócesis viva, llena de vitalidad cristiana en su constante tarea de catequesis y transmisión de la fe, de participación en los sacramentos (Misa dominical en todas las parroquias, frecuencia de sacramentos, piedad popular, etc.) y de caridad para con los pobres, los enfermos y los excluidos".

Por eso concluye animando a los fieles a colaborar económicamente. "Sé agradecido, colaborando con tu aportación. Somos Iglesia diocesana, gracias por todo".

Etiquetas
stats