El obispo dice que “la religión es mucho más tolerante que la militancia atea”

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba | ÁLVARO CARMONA

En su última carta, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha aprovechado las fechas navideñas para lanzar una dura crítica al carácter laico y aconfesional cada vez más presente en la sociedad, a la que tacha de "descristianizada". En este ambiente, dice, "se va evaporando el motivo hondo de la Navidad". Para Fernández, "algunos políticos no saben qué hacer, otros toman medidas que ofenden a los cristianos. En una sociedad con profundas raíces cristianas no se puede arrancar sin hacer daño todo lo referente a la fe cristiana".

En este sentido, el responsable de la diócesis de Córdoba mantiene que "asistimos a expresiones de un laicismo radical, que quisiera borrar a Dios del mapa, de la convivencia, de las expresiones culturales. Es una aberración. A nadie se le obliga a creer y nadie tiene que molestarse porque otros tengan fe". Por eso, insiste en que "la verdadera aconfesionalidad consiste en admitir a todos, fomentando incluso lo que es de cada uno y de cada grupo en el respeto de la convivencia. Nunca la aconfesionalidad es ataque, abuso de autoridad para suprimir expresiones que son de la inmensa mayoría de los ciudadanos. Eso ya no es aconfesionalidad, sino militancia laicista y ataque a los creyentes". En este sentido, "la religión es mucho más tolerante que la militancia atea. Por eso, por mucho que se empeñen en ignorarlo o suprimirlo, Navidad es Navidad, no es el solsticio de invierno. Navidad es Jesucristo que nace de María Virgen".

Ahora bien, el obispo concluye que "la verdadera reivindicación de la Navidad consiste en vivirla y mostrarla a quienes no la viven, respetando a todos. Hemos de reconocer entre los cristianos que, si nos quedamos en lo puramente externo, habremos vaciado nuestro corazón de lo más bonito que se celebra en estos días: el encuentro con Jesús, que viene a salvarnos".

Etiquetas
stats