Nueva querella por la muerte de un enfermo que contrajo klebsiella en 2014

Protesta de familiares de pacientes fallecidos con la ‘klebsiella’, en abril del año pasado. | MADERO CUBERO
La familia del fallecido, que denuncia a tres médicos, al exgerente del Reina Sofía y al jefe de Medicina Preventiva, considera que la muerte le sobrevino por el “mal tratamiento recibido” y “la infección con la bacteria”

La familia de Carlos Bueno Martín, fallecido el 24 de enero de 2014, ha interpuesto una querella al entender que la muerte le sobrevino como consecuencia del “mal tratamiento recibido por su enfermedad” y, junto a ello y “al 50%”, “por la infección con la bacteria klebsiella” que contrajo durante su estancia en el Hospital Reina Sofía de Córdoba, según ha explicado su abogado, Federico Medina.

Carlos Bueno, de 63 años, sufría una patología cardíaca por la que tenía dos válvulas en la aorta y la mitral que comenzaron a fallar. La familia denuncia que el cambio de tratamiento con un anticoagulante no fue controlado correctamente para ver su efectividad. “No hicieron un seguimiento de su efecto”, señala el abogado que esgrime que “una simple prueba, un ecocardio, para ver si era efectivo o no” hubiera evitado las complicaciones posteriores por las que el paciente hubo de ser intervenido quirúrgicamente hasta en tres ocasiones.

“Todo fue a peor” por el cambio de tratamiento, denuncia la familia y Carlos Bueno fue operado el 17 de diciembre de 2013, el 31 del mismo mes y el 14 de enero de 2014. A los diez días falleció. “Los médicos nos dijeron que había cogido un bichito”, explica su hija, María del Carmen Bueno. Y ese bichito, era la klebsiella, que creen fue la causante -a medias con lo que creen falta de control del tratamiento para su enfermedad- de la muerte del paciente.

“Bien en quirófano o bien en la sala de reanimación, fue infectado por klebsiella, además de otras dos bacterias más”, apunta el abogado. De su nombre se enteró la familia cuando, tras la muerte de su padre,solicitaron un informe que se les entregó “mes o mes y medio después” y vieron que se nombraba la bacteria que por esas fechas había sido objeto de diferentes noticias en la prensa por otros casos como los de este paciente.

Ahora, puesto el caso en manos de su abogado, la familia pide que “se investigue lo ocurrido de manera concienzuda: si existían protocolos, si se han seguido, si había algún responsable de su seguimiento...”.Y pide, junto a ello, responsabilidad penal de los tres facultativos que trataron a Carlos Bueno, así como al antiguo gerente del hospital Reina Sofía y al jefe de Medicina Preventiva, además de una indemnización de 300.000 euros.

“Para la familia lo más importante es que se depuren responsabilidades”. Y es que según denuncia la hija del fallecido, “en Reina Sofía jamás fueron claros. Nunca”, sobre lo que realmente acabó con la vida de Carlos Bueno. “Nos marchamos del hospital sin saber el nombre de la bacteria. Decían que era un bichito”, repite.

La querella, que ha sido presentada el pasado 23 de enero y espera ahora a ser admitida a trámite, es la tercera que se interpone por un caso de muerte relacionado con la bacteria klebsiella. El abogado que lleva los casos ha anunciado que, en un futuro, “intentaremos hacer causa común” a través de la asociación constituida recientemente para defender a los afectados por esta bacteria y “personarnos como acusación popular en todos los procesos penales que se inicien” al respecto.

Etiquetas
stats