Música en directo para enfrentarse a la quimioterapia

Música en la quimioterapia | TONI BLANCO

Las seis cuerdas de la guitarra vistas como una herramienta terapéutica y de acompañamiento. La música clásica en directo como compañía de los pacientes oncológicos que reciben sus sesiones de quimioterapia. Melodías en vivo para proporcionarles un bienestar que redunde positivamente en su tratamiento. Este es el hilo conductor de una iniciativa del Hospital San Juan de Dios en colaboración con la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en Córdoba, que permite a los pacientes sentirse acompañados y reducir su ansiedad con el relax que les proporciona la música clásica mientras reciben su tratamiento.

"Está demostrado científicamente que en la administración de la quimio influye el estado de ansiedad del paciente. Nuestra idea es que la música contribuya a su relajación", explica el coordinador de voluntariado de la AECC en el hospital, Manuel Orozco. Y así, una tarde a la semana, los pacientes escuchan las melodías clásicas que, en directo, toca el compositor y guitarrista afincado en Córdoba, Marco Conzi, que interpreta piezas propias y de repertorio clásico. "Toco música que me sale del corazón para llegar a otro corazón", dice. "Creo que es importante y funciona el hecho de que una persona esté contigo" durante la sesión, señala sobre su función con los pacientes. "Es una experiencia muy bonita".

En esta iniciativa importa por igual tanto la música en sí como la compañía que el músico ofrece a los enfermos en esos momentos. Por un lado, "se reduce el estrés y se mejoran sus sensaciones para que la sesión de quimio sea menos dolorosa y más provechosa", apunta el especialista, y de otro lado, también se establece una proximidad entre músico y pacientes, "una cercanía que permite empatizar con ellos para que se sientan mejor y más atendidos".

El guitarrista -voluntario de la AECC-, no solo toca, sino que se acerca a los pacientes, habla con ellos y les acompaña durante la sesión. Y los enfermos responden positivamente. La iniciativa apenas tiene un mes de vida, pero sus promotores ya reciben una respuesta positiva: "Hay un feedback muy bueno de los pacientes. Nos expresan mucho agradecimiento y eso se les nota en la cara a ellos y a sus familiares", señala Orozco. Con el tiempo, de sus respuestas se evaluará cómo influye la música en la percepción del dolor del paciente, en su estado de ánimo o en la relajación que consigue con ella, para adecuar el proyecto y optimizarlo.

Así, la sala de quimioterapia se humaniza a través de estos particulares conciertos personalizados que ofrecen la música como un factor beneficioso durante el tratamiento y en las horas de espera. Se trata así de acompañar a los pacientes durante ese momento y generar un entorno relajante en el que se le haga más llevadera cada sesión de lucha contra el cáncer.

Esta iniciativa forma parte del proyecto Música y Letras del Hospital San Juan de Dios, en el que, al margen de las piezas de guitarra en directo, los voluntarios de la AECC que habitualmente atienden en la sala las necesidades de los pacientes y sus familiares, comparten con ellos "textos reflexivos y optimistas" del escritor Jorge Bucay. Es una manera más de contribuir a mejorar su estado de ánimo y, con ello, incrementar el bienestar de los pacientes para afrontar mejor la enfermedad.

Etiquetas
stats