Las multas por orinar en la calle en cruces se elevan a 17

Ambiente anoche en la Cruz de Mayo de Santa Marina | MADERO CUBERO
La Policía Local sancionó anoche 13 'botellones' en una jornada en la que se prefirió disolver pacíficamente a los jóvenes de las zonas aledañas a la cruces | Tres asistencias sanitarias, dos de ellas por intoxicación etílica

Hubo botellón y también mucho guarro que decidió miccionar en plena calle. La jornada del viernes de las Cruces de Mayo de Córdoba se saldó, en el capítulo de incidencias, con 17 personas sancionadas por orinar en la calle y con multas a 13 botellones. Según ha explicado el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Córdoba, Emilio Aumente, preguntado por este periódico, ante la gran afluencia de público la Policía Local optó por disolver pacíficamente las zonas en las que se estaba produciendo el botellón y sancionar a aquellos que se negaban a irse. “Ha habido botellón, pero algo menos que el año pasado”, es el balance que hace el teniente de alcalde.

Los problemas principales estuvieron en el entorno del Bailío, en la calle Carbonell y Morand, la zona de la Puerta del Rincón, Santa Marina y los aledaños a la plaza de la Compañía, con botellón en calles estrechas como Pompeyos. La Policía Local detectó una abundante afluencia de pública a las cruces de esta zona. Por el contrario, las del resto de la ciudad apenas si registraron problemas y, ni mucho menos, saturación, según las fuentes.

Además de las multas por hacer botellón u orinar en plena calle, la Policía Local también sancionó a tres personas por tráfico de estupefacientes y a otra más por consumo de droga. También hubo otra multa por negarse a seguir las órdenes de los agentes.

En cuanto a las asistencias sanitarias, el balance de la noche del viernes de cruces se saldó con tres personas trasladas en ambulancia al hospital. Una de ellas fue atendida al caerse y producirse una herida en la cabeza. Las otras dos por intoxicación etílica.

Aumente precisó además que a diferencia de otros años en ningún momento hubo que cortar al tráfico ninguna de las calles principales del casco histórico y que a grandes rasgos predominó el comportamiento cívico. El concejal volvió a hacer un llamamiento a la convivencia y a los padres de los menores sancionados por hacer botellón, que son los que acaban asumiendo las sanciones de sus hijos.

Etiquetas
stats