La mujer hallada muerta en una azotea desapareció en junio

FOTO: MADERO CUBERO
Los familiares confirman que el cuerpo, que estaba momificado, pertenece a María del Carmen Arcos Cepas, de 50 años, perdida en la avenida de los Almogávares

El cuerpo momificado encontrado el pasado domingo por la tarde en una azotea de Santa Rosa pertenece a María del Carmen Arcos Cepas, de 50 años, una mujer que desapareció el pasado 26 de junio en la avenida de los Almogávares, según han confirmado fuentes de su entorno familiar. Hasta ayer mismo y después de un intenso trabajo por parte de la Policía Nacional, no se pudo comprobar la identidad de la mujer.

Tal y como avanzó ayer este medio, los vecinos de un bloque de la calle Avellano de Santa Rosa encontraron el pasado domingo el cadáver momificado de una mujer en una azotea. El cadáver apareció “sin signos aparentes de violencia”, según confirmó un portavoz de la Policía Nacional.

El cuerpo fue hallado en una terraza de difícil acceso (hay que entrar por un bloque distinto al que apareció el cadáver) que es contigua al bloque de pisos donde reside la familia de María del Carmen Arcos Cepas. Un vecino llamó a la Policía Local sobre las 19.00 del domingo porque había visto “lo que parecía ser un maniquí”. Para entrar a la terraza en la que apareció el cadáver hay que pasar por otro bloque distinto. Cuando llegó allí un agente comprobó que se trataba del cadáver de una persona y que estaba momificado.

María del Carmen Arcos Cepas desapareció el 26 de junio. Su familia distribuyó fotografías por toda la ciudad para tratar de dar con ella. De hecho, la búsqueda se llegó a ampliar por toda Andalucía. La mujer, que según fuentes cercanas a la familia sufría una profunda depresión que se había visto agudizada en los últimos meses por episodios de estrés y ansiedad, llevaba 200 euros en efectivo en el momento de su desaparición, no portaba el DNI pero sí la tarjeta de la Seguridad Social. Cuando fue hallado su cuerpo se encontró un bolso también con todas estas pertenencias. Tras su desaparición, Carmen no contestó las llamadas de sus familiares y apenas una hora y media después el teléfono dejó de funcionar.

Etiquetas
stats