Una mujer denuncia su expulsión y la de su hija de un bus por llevar un patinete de juguete

La menor, con el patinete.

La empresa municipal de autobuses Aucorsa investiga un incidente producido durante la mañana del pasado martes en el que uno de los conductores de la flota expulsó a una madre y a su hija de un autobús por llevar un patinete pequeño de juguete, todo ello después de que la mujer abonara el precio de los dos billetes.

Según ha podido saber este periódico, tras consultar varias fuentes, los hechos ocurrieron sobre las 8:18 del pasado martes cuando la mujer, Inmaculada, y la menor se disponían a coger el autobús de la línea 12 en la parada de la calle La Higuera. Como relata la madre a este medio y ha reflejado en la hoja de reclamaciones que ha interpuesto en Aucorsa, tanto ella como su hija llevan dos años haciendo uso de esta línea de autobús y “siempre portando un pequeño patinete de juguete que, en el caso que sea necesario, se dobla y no ocupa apenas espacio”.

Nada más entrar en el bus, la pequeña “se sentó en el asiento de detrás del conductor, como siempre” y la mujer, que ya había pagado los dos billetes, portaba el patinete en la mano. “Inmediatamente me dijo [el conductor] que me tenía que bajar porque no podía subir con el juguete de mi hija”, relata la madre, quien le propuso al conductor plegar el patinete, a lo que también se negó “si no tenía bolsa en la que guardarlo”. En un primer momento, Inmaculada no bajó del autobús “hasta que no llegara la Policía Local para ver si aquello estaba permitido”, pero después pensó “que la gente que iba en el autobús no tenía la culpa de nada y debían que llegar a sus destinos para trabajar”.

Antes de que tanto ella como su hija bajaran del vehículo, Inmaculada le pidió al conductor sus datos personales para interponer la correspondiente hoja de reclamaciones a lo que, asegura, “se negó y tan sólo dijo el número de autobús que conducía”. Finalmente, ambas tuvieron que coger un taxi para llegar a tiempo a la escuela y al colegio en el que trabaja esta madre, que se muestra atónita ante lo ocurrido ya que “en dos años no había pasado nunca nada y tampoco hay carteles que prohiban subir al autobús con estos juguetes”.

Hay que recordar que Aucorsa permite que los usuarios se monten en uno de sus vehículos portando un patinete eléctrico para adultos, siempre y cuando estén plegados. Esta misma autorización se extiende a monopatines y a otros sistemas de transporte análogos, por lo que Inmaculada no comprende qué pudo pasar para que “no se pueda llevar un simple juguete”.

Tras lo ocurrido, la madre contactó con Aucorsa para transmitirle lo ocurrido y desde la empresa pública le han transmitido sus disculpas, al igual que al padre de la menor, que difundió lo ocurrido a través de su perfil en Twitter. No obstante, Inmaculada no ha recibido la devolución del importe de los billetes que pagó, para lo que formuló la correspondiente reclamación. “Ya no es por el dinero en sí sino porque tanto yo como mi hija vimos agredidas nuestra integridad física al pasar una vergüenza tremenda delante de la gente con la que nos cruzamos todas las mañana”, concluye la mujer.

Etiquetas
stats