Muere a los 106 años Rafael Martínez, histórico militante del PCE

Rafael Martínez, el pasadomes de octubre | MADERO CUBERO

Rafael Martínez, histórico militante del PCE, ha fallecido a los 106 años en Córdoba. “He sido un explotado toda mi vida. Y he luchado siempre en contra de los explotadores u en defensa de los explotados”. Recordando estas palabras suyas, IU ha comunicado este martes 1 de diciembre su pérdida.

Martínez -nacido en Tánger en 1914- atesoraba una larga vida de compromiso en la lucha obrera y, en su dilatada trayectoria vital, siempre mostró sus ideas del lado de los trabajadores, aferrado a la defensa de sus derechos.

Había cumplido 106 años en marzo, en pleno auge de la pandemia del Covid-19, y lo hizo lanzando un mensaje de ánimo a la ciudadanía para seguir las normas de las autoridades sanitarias. Él, que de niño vivió otra pandemia, la de la gripe española de 1918, seguía desde casa con buen ánimo la situación del coronavirus.

Rafael Martínez deja en herencia una vida en la que ha sido ejemplo del comunismo y la izquierda, siempre unido a la que fue su mujer en segundas nupcias, Ana Claro -ya fallecida-, como símbolo de la lucha de la clase obrera.

En su biografía difundida por el PCE, recuerdan que nació en Tánger (Marruecos) con la Primera Guerra Mundial, aunque luego lo bautizaron y registraron en Jerez. Vivió en un mundo obrero y campesino que ya llevaba décadas combatiendo por una sociedad socialista y contra el orden burgués. Sus primeros pasos y sus primeras luces coincidieron con el asalto al Palacio de Invierno, la Revolución Rusa y la formación de la URSS. No tardó mucho en incorporarse al mundo del trabajo y a esa lucha, como tantos hombres y mujeres de aquella época. Su primera militancia, de la que se siempre se sintió orgulloso, fue en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), por la zona de Écija (Sevilla). Era de los pocos militantes de esta organización que aún seguían militando, ahora, y desde hace décadas, en el Partido Comunista de España. Vivió alborozado la proclamación de la República y tuvo la mala suerte de que la mili le tocó en Mallorca, isla que rápidamente fue controlada por los golpistas del 18 de julio. Y aunque trató de fugarse a nado hasta un barco francés para pasarse a la República no lo consiguió.

Más tarde emigró a Francia, donde militó con entusiasmo en el PCE. Cuando la democracia volvió a España se ofreció a instalarse y actuar donde el Partido decidiera. Lo hizo en Córdoba, donde siguió su militancia comunista hasta el final. Aquí rehizo su vida con Ana Claro y, junto a ella, fueron símbolo de la izquierda en Córdoba.

https://cordopolis.es/2020/03/26/rafael-martinez-106-anos-y-nino-en-la-gripe-espanola-el-arma-para-luchar-es-quedarnos-en-casa/

Etiquetas
stats