Más de la mitad de los jóvenes cordobeses reconoce tener “prejuicios” sobre minorías étnicas

Inmigrantes en los alrededores del Palacio de Deportes Vista Alegre | MADERO CUBERO

El 55% de los jóvenes cordobeses reconoce tener prejuicios sobre minorías étnicas, según un informe elaborado por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, a partir de una investigación sobre actitudes discriminatorias en la que han participado casi 400 cordobeses de entre 18 y 30 años, y cuyos resultados han exhortado a que esta organización solicite “más y mejores medidas” educativas y de sensibilización para prevenir el racismo y la xenofobia entre la juventud.

Según ha explicado en conferencia de prensa el delegado de APDHA en Córdoba, Carlos Arce, el trabajo que ha realizado este organismo ha tratado de medir el arraigo en los jóvenes de ciertas actitudes discriminatorias que afectan a las personas de origen migrante y a las que pertenecen a una minoría étnica que residen en Córdoba.

Para ello se ha hecho una encuesta que ha incluido a jóvenes de todos los niveles educativos, de diferentes zonas de la ciudad y que evidencia que “las políticas antidiscriminatorias tan solo consiguen un nivel de concienciación superficial en la juventud cordobesa, que apenas logra asentar unos principios básicos de lo políticamente correcto”.

“En cuanto se desciende a la vida diaria y a aspectos más personales, afirma la organización, los prejuicios emergen en la juventud cordobesa”, sostiene Arce, que considera “imprescindible poner en marcha unas medidas educativas y de sensibilización en esta materia con un carácter mucho más estructural y transversal, implicándose tanto actores públicos como las entidades de la sociedad civil cordobesa”.

Según APDHA, la investigación demuestra que la “teoría antidiscriminatoria” parece haber calado en la juventud de la capital, y que las personas encuestadas perciben negativamente las situaciones discriminatorias –para el 74% “injustificadas”- que sufren las minorías étnicas en la ciudad de Córdoba y las identifican especialmente en la calle (58%) y en la escuela (56%).

Es destacable que la mayoría consideran discriminatorias afirmaciones como “los inmigrantes vienen a robar” (83%), “las personas refugiadas son demasiadas” (66%) “los gitanos roban” (77%), “las familias refugiadas reciben más ayudas” (61%) o “los extranjeros no quitan el trabajo” (76%). En este ámbito existe un sesgo de género, ya que las chicas señalan como discriminatorias estas afirmaciones en una proporción entre un 10 y un 20% superior que los chicos.

Sin embargo, su comportamiento personal se separa de ese conocimiento teórico: el 32% reconoce estar de acuerdo en ocasiones con los estereotipos negativos, el 55% admite tener prejuicios sobre estos colectivos, haber cambiado de acera (46%) o asegurado sus pertenencias (41%) cuando se han cruzado con una persona de una minoría étnica por la calle.

En los aspectos más vinculados a la seguridad, explican desde la asociación, existe también un sesgo de género, pero en sentido contrario, ya que las chicas evidencian prejuicios en un porcentaje entre 15 y 20 puntos superior que los chicos. Por último, en cuanto a los lugares donde indican haber sido testigos de este tipo de afirmaciones, destacan con diferencia “la calle” (73%) y “las redes sociales” (74%).

“Queda patente, por tanto, el gran protagonismo que tienen las redes sociales como vehículo de propagación de contenidos discriminatorios”, señala Arce, quien añade que “el 84% de las personas encuestadas afirman haber recibido estos contenidos por esta vía, aunque de forma paradójica casi todas niegan compartirlo (82%).

Etiquetas
stats