El Mercado de la Ribera sigue adelante pese al reparo de comerciantes y vecinos

La alcaldesa, Isabel Ambrosio | RAFA MELLADO

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha reconocido este viernes que el mercado de primavera que organiza en la Ribera la Asociación de Comerciantes Autónomos Ambulantes de Córdoba (Comacor) hasta el 19 de mayo se ha hecho solamente con la autorización del departamento de Vía Pública y sin haber consultado su celebración a los vecinos de la zona o a los propios comerciantes, que este jueves se mostraron muy críticos con su celebración.

A preguntas de los periodistas, la alcaldesa ha señalado que “de cara al futuro” este tipo de eventos se consultarán con el Consejo de Movimiento Ciudadano y con las asociaciones de vecinos de la zona, si bien ha reconocido que este mercadillo “se ha quedado atrás”. El objetivo, según ha manifestado la regidora, es llevar la coordinación de eventos “de forma más regulada”, y así lo transmitieron, asegura, hace unos días en una reunión con Comercio Córdoba.

“Nos comprometimos a que, de cara al futuro, todas las actividades de este tipo pasen por la Mesa del Comercio”, ha dicho también la alcaldesa. A las críticas recibidas por los comerciantes se han unido las vecinales, que este viernes han lamentado que se haya instalado este mercadillo “sin que tan siquiera haya sido informado el consejo de distrito correspondiente ni el Consejo Asesor de Comercio”.

Para la Federación de Asociaciones Vecinales de Córdoba Al-Zahara, esto supone “una vulneración del Reglamento de Participación”, que además “demuestra el descontrol absoluto sobre el uso de la vía pública, que se alquila al mejor postor”, llegando a cuestionar si el propio fin de los procesos de peatonalización es en realidad “con miras recaudatorias”.

Los vecinos consideran que la instalación de este mercadillo nuevo “no responde a ninguna tradición cordobesa ni a ninguna demanda comercial, que está suficientemente satisfecha, sino a buscar el negocio turístico puro y duro”, y le recuerdan al consistorio que acaba “de recibir las conclusiones de la Comisión de Usos del Casco que ahonda en la necesidad de centrarse en la actividad residencial y comercial tradicional” en contra de “inventos pensados exclusivamente para convertir el Casco Histórico en un escenario para el turismo”.

Al-Zahara reitera que ha pedido ya explicaciones y que ha reclamado “que se paralice este mercadillo, que no cuenta con el consenso ciudadano”. “En el inicio del mes festivo, lo que menos necesita Córdoba es seguir colmatando la zona de la Ribera y de la Mezquita, que ya presenta la agresión de una actividad turística descontrolada”, concluye la directiva de la federación vecinal.

Etiquetas
stats