La Magna Nazarena vence la amenaza de lluvia

Salida del Nazareno de La Rambla de San Agustín | TONI BLANCO

El tiempo es caprichoso. Tan pronto interviene de manera desalentadora, tan pronto lo hace de forma esperanzadora. Y si no que se lo digan a los cofrades de Córdoba y de la provincia, así como de otros puntos de España, que este sábado tuvieran una cita histórica en la ciudad. Ésta no es otra que la denominada como Magna Nazarena, que hubiera de reunir en las calles a 31 imágenes de distintos municipios cordobeses. Un acontecimiento éste que permanece ya en la memoria de quienes lo vivieran después de que por la mañana todo hiciera pensar en su suspensión. Pero no, la procesión extraordinaria con motivo de la también excepcional exposición ‘Por tu Cruz redimiste el mundo’ en la Mezquita Catedral es un recuerdo grabado a fuego. Sobre todo para las hermandades participantes.

Las previsiones eran poco halagüeñas desde días atrás. Un hecho éste que empeoró la noche del viernes, en la que la Agencia Estatal de Meteorología decidió activar un aviso naranja por lluvias en la provincia hasta las ocho de la tarde del sábado. Este día arrancó precisamente con precipitaciones que persistieron, con intensidad cambiante, hasta bien entrado el mediodía. Dada la situación, la Agrupación de Cofradías convocó una reunión de carácter urgente para tomar una primera medida. La posición del ente que preside Francisco Gómez Sanmiguel fue claramente rotunda, no variaba lo más mínimo el plan. “Según las informaciones meteorológicas que maneja esta Agrupación se mantienen los horarios e itinerarios establecidos para realizar los traslados hasta el templo mayor diocesano”, expresó en un comunicado rebasadas las dos de la tarde.

Con todo, el organismo apuntaba la posibilidad de que existieran cambios si el tiempo así lo provocaba. Esto no sucedió y a las cinco menos veinte, la hora prevista, en el Compás de San Francisco ya aparecía la cruz de guía de la hermandad del Nazareno de El Carpio, que fue la encargada con su titular de abrir la intensa jornada. Después fueron hasta 30 pasos más los que abandonaron sus templos, propios u ocasionales, para acudir a la Mezquita Catedral. Por generar una idea de la magnitud de la cita: le dieron forma 16 cofradías de la capital y 14 de la provincia, fueron 23 las iglesias que acogieron pasos y 26 las formaciones musicales que pusieron sus sones. No faltaban motivos, si se era cofrade de aquí o de allá, para disfrutar de la procesión.

Por si fuera poco las condiciones meteorológicas fueron las idóneas: las temperaturas fueron buenas, ni muy altas ni bajas, y el cielo permanecía raso. Sin embargo, no fue tan numerosa -o al menos eso se percibió- la afluencia de público como en un inicio se vaticino. Aun así la Magna Nazarena resultó un éxito de principio a fin con excepción de algunos desajustes horarios que terminaron por provocar un retraso en el recorrido común, entre la Puerta del Puente y la propia Mezquita Catedral, de hasta 40 minutos. Éste se produjo ya entrada la noche, después de que durante las primeras horas se diera una casi perfecta corrección al paso por el trazado que es Carrera Oficial de la Semana Santa de Córdoba desde hace unos años. Precisamente la postergación en algunos itinerarios obligó también a permutar alguna que otra posición, no muchas, en el trayecto por el entorno del primer templo de la diócesis.

Sea como fuere, la tarde noche se desarrolló con normalidad y sobre todo de modo muy especial para quienes habían acudido desde otros municipios para acompañar a los titulares de sus hermandades, todos bajo la advocación de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Quizá el momento más esperado por todos, los de aquí y allá, era el mismo en que el Señor con la Cruz a cuestas de La Rambla iniciaba su camino rumbo a la Mezquita Catedral. La imagen es una de las más valiosas con que cuenta la Semana Santa de la provincia pues su autor fue ni más ni menos que Juan de Mesa y Velasco. Su paso cruzó el dintel de la iglesia de San Agustín, donde había compartido espacio con la obra póstuma del insigne imaginero cordobés, Nuestra Señora de las Angustias. Precisamente fue en estas dos salidas donde se dieron retrasos, que ya continuaron casi en todas las demás. Interesante fue también el instante en que el Nazareno de Priego atravesó la puerta de San Francisco. Lo hizo ante centenares de personas y entre gritos de olé de sus devotos.

Fue la calle San Fernando la que generó más problemática dado el gran número de pasos que por ahí tenía que transitar. Este hecho conllevó que Nuestro Padre Jesús Nazareno de Aguilar de la Frontera tuviera que esperar algo más de una hora sobre lo previsto para abandonar el Compás de San Francisco -también salió de la iglesia sita en el corazón de La Axerquía. El caso es que mientras anochecía existía una calma total respecto del cielo, por mucho que hasta las diez y media, aproximadamente, no desapareció por completo el riesgo de lluvia. De hecho, un rato después hubo aparato eléctrico y un ligero chispeo en la zona de la ciudad. Fue algo imperceptible en torno a la Mezquita Catedral, lugar donde se concentraba la actividad a esa hora.

Así, la Magna Nazarena logró vencer la amenaza de una lluvia que no acabó de llegar, por fortuna para los muchos cofrades que ansiaban la celebración de esta cita. Por la Puerta del Perdón y después la de las Palmas entraron imágenes como los Nazarenos de Castro del Río, Palma del Río o Rute al igual que otras de la capital como las del Santísimo Cristo de la Clemencia, Nuestro Padre Jesús de las Penas o el Santísimo Cristo del Remedio de Ánimas. Las 31 tallas se encuentran ya, como estaba fijado, en la Mezquita Catedral, donde aguardaban otros 12 titulares de toda la diócesis, para la exposición extraordinaria ‘Por tu Cruz redimiste el mundo’. La muestra arranca ya el domingo y se va a prolongar hasta el siguiente, 22 de septiembre.

Etiquetas
stats