Logra que le firmen la anulación del alquiler diciéndole que le había tocado un jamón

Fachada de la Ciudad de la Justicia de Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

La Fiscalía Provincial de Córdoba pide una pena de tres años de cárcel para un hombre que está acusado de cuatro delitos: falsedad documental, estafa y apropiación indebida. El acusado, que logró que el arrendatario le firmara la anulación de un contrato diciéndole que le había tocado un jamón, será juzgado el próximo 23 de enero por la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba.

Los hechos que serán juzgados ocurrieron entre noviembre de 2017 y febrero de 2018. Antes, el acusado le alquiló a su víctima un establecimiento en Belmez por cinco años. Los dos pactaron un contrato de cinco años, con una mensualidad de 750 euros. El acusado le pagó 11.000 euros, en concepto de fianza y rentas, pero en especie (ropa), según detalla la Fiscalía en su escrito de acusación.

No obstante, y siempre según el escrito, el acusado se habría ido apoderando de todo lo que había en el establecimiento y habría causado desperfectos en el local. En total, se le reclaman más de 40.000 euros. Según la Fiscalía, el acusado incluso habría vendido estos objetos y habría sacado un beneficio por lo mismo.

En enero de 2018, según la Fiscalía, el acusado envió a una mujer al domicilio de su arrendatario. La mujer le dijo que le había tocado un jamón y que tenía que firmar un documento de un banco. El documento fue usado por el acusado, siempre según la Fiscalía, para demandar al hombre y para romper el contrato de arrendamiento.

Por todo ello la Fiscalía pide cuatro años de cárcel para este hombre, además de una indemnización de 20.000 euros y una multa de 26 meses a razón de diez euros diarios.

Etiquetas
stats