Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Lee ya las noticias de mañana

Microecosistemas en fuentes y charcas de la Universidad para ahorrar agua y evitar el uso del cloro

Estanque ubicado junto a la cafetería del Rectorado de la UCO

Alejandra Luque

0

La Universidad de Córdoba (UCO) continúa con su trabajo en materia de biodiversidad a través del proyecto Del cloro a la biodiversidad con el que está naturalizando estanques y fuentes con un doble objetivo: ahorrar agua y evitar el uso del cloro mediante la creación de microecosistemas. Hasta el momento, el Área de Protección Ambiental ha aplicado este proyecto en la charca del Bosque Universitario del Campus de Rabanales, en el estanque anexo a la cafetería del Rectorado y en una de las fuentes traseras ubicadas en este mismo edificio.

En estos tres casos, la UCO ha contado con el asesoramiento de especialistas del Real Jardín Botánico, apunta a Cordópolis uno de los técnicos de Protección Ambiental, Miguel Antúnez. La naturalización de la charca del Bosque Universitario ha sido “todo un éxito, ya que hay diferentes anfibios reproduciéndose, lo que permite también a la UCO tener recursos para las prácticas, la investigación y la educación ambiental”. El pasado mes de febrero, voluntarios del Aula de Sostenibilidad construyeron seis refugios de anfibios cercanos a la charca en la que vivien especies como tritón jaspeado pigmeo, rana común y gallipato. Además, otras, como algunos reptiles, insectos o arácnidos, pueden también verse favorecidas.

El declive de las poblaciones de anfibios es un hecho confirmado a escala global de manera que, actualmente están considerados como el grupo de vertebrados más amenazado del planeta. Las principales causas que explican este declive son, entre otras, la destrucción y/o transformación de los hábitats, la introducción de especies alóctonas, los atropellos o la irrupción de enfermedades emergentes como la quitridiomicosis, causada por un hongo. Además, el cambio climático está agravando estas causas y acelerando la desaparición de muchas de estas especies.

Tras esta naturalización, el Área de Protección Ambiental actuó en el estanque ubicado junto a la cafetería del Rectorado, donde ya se han desarrollado flora y fauna, como las caracolas de agua, aunque los técnicos del área están a la espera del “estado óptimo” de este estanque, que se alcanzará “en verano”. Entonces, los nenúfares habrán crecido más y habrá que ver cómo sobreviven a la altas temperaturas y si consiguen atraer a más fauna.

La tercera intervención se ha desarrollado en una de las fuentes alargadas que se sitúan en la parte trasera del Rectorado. “Tiene un diseño diferente al del estanque y un calado menor, por lo que se han integrado dos especies de flora acuática”, apunta Antúnez. Una de ella es la marsilea strigosa, un helecho que posee hojas que se asemejan a las de un trébol y sus tallos rizomatosos se encuentran semienterrados en los fondos de las charcas. Existen muy pocas poblaciones y está amenazada. La otra es el eleocharis palustris, un junco perenne de hasta 80 cm con un largo rizoma y un tallo áfilo que culmina en una espiguilla. No posee ramas por lo que crece a modo de césped. Poco a poco, este microecosistema irá encontrando su equilibrio y sirviendo de nuevo hogar o recurso para muchas especies de microorganismos, invertebrados o aves.

Gracias a los microecosistemas reproducidos en estas charca, fuente y estanque, “el agua se mantiene limpia y saludable para la biodiversidad y para los seres humanas, ya que la fauna y la flora limitan la proliferación de plagas, como las larvas de mosquitos, gracias al trabajo que las plantas realizan al oxigenar el agua. Ello hace, además, que el agua esté transparente y no se use cloro”.

El proyecto Del cloro a la biodiversidad se inició en las fuentes del propio Botánico, pretendiendo transformar puntos de agua de zonas urbanas (como fuentes, estanques o charcas) en ricos ecosistemas con abundante biodiversidad.

Etiquetas
stats