El gobierno municipal salva 'in extremis' la aprobación de las ordenanzas fiscales para 2023

El teniente de alcalde de Hacienda, Salvador Fuentes (PP), con la primera teniente de alcalde, Isabel Albás (Cs), en el Pleno de Ordenanzas Fiscales para 2023

El gobierno municipal de PP y Cs en Córdoba ha salvado in extremis este miércoles la aprobación de las Ordenanzas Fiscales para 2023. Para dar luz verde al documento fiscal, el gobierno local contaba solo con 12 votos de los 29 del Salón de Plenos. El alcalde, José María Bellido, no ha asistido a la sesión por el fallecimiento de su madre. En la oposición, el concejal no adscrito David Dorado ha apoyado las ordenanzas, los dos concejales de Vox se han abstenido como anunciaron y en IU su portavoz, Pedro García, se ha salido del Pleno en la votación para contrarrestar la ausencia del alcalde. Así las cosas, las Ordenanzas Fiscales se han aprobado con 13 votos a favor, dos abstenciones y 12 votos en contra.

El documento fiscal aprobado así inicialmente para el año que viene incluye “la cuarta bajada de impuestos” que el gobierno local ha realizado en este mandato, que repercute en los ingresos para el Ayuntamiento. En concreto, se rebajan cuatro impuestos: el IBI rústico para propietarios de terrenos se reduciría un 1%; el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica bajaría un 1%; el ICIO (Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras) bajaría un 2%; y el impuesto sobre terrenos de naturaleza urbana -la plusvalía-, bajaría un 1%. En este último impuesto se modifica el requisito de que a los mayores que fallezcan viviendo en una residencia donde están censados, se le reconoce para sus herederos su anterior vivienda como la habitual.

El teniente de alcalde de Hacienda, Salvador Fuentes (PP) ha defendido en el Pleno la reducción de algunos impuestos “por cuarto año consecutivo”. “Asistimos a una rebaja de impuestos prudente y razonable, para intentar reducir la presión fiscal de los ciudadanos, sin que en ningún caso mermase la prestación de servicios básicos”.

Desde el gobierno municipal se asegura que la fiscalidad aprobada “hace más atractiva la ciudad para inversiones” e iguala determinados impuestos con ciudades del entorno de Córdoba, poniendo el ejemplo de la bajada del IBI de rústica. Fuentes ha apuntado que la bajada ponderada global de impuestos en el año será del 0,5%, algo “razonable” a su juicio ante la situación económica nacional e internacional, la inflación por la subida de precios actual.

Con esta bajada prevista para 2023, el gobierno municipal ha contabilizado la reducción a lo largo del mandato en el ICIO con una bajada de -12,24%, en la Plusvalía un -8,27%, en el IBI rústico un -13,93% y en el Impuesto de Vehículos un -9,74 %.

Por parte de su socio de gobierno, Ciudadanos, la portavoz Isabel Albás ha refrendado la decisión de bajar algunos impuestos “porque el dinero donde mejor está es en el bolsillo de los ciudadanos”, ha vuelto a argumentar. Asimismo, ha defendido que “se ha demostrado cuando se rebajan impuestos, más se recauda”. Desde el grupo naranja se ha señalado que la fiscalidad llevada a cabo por el gobierno municipal en este mandato es el adecuado a la situación vivida con crisis como la de la pandemia y la actual inflación.

Dorado a favor y Vox se abstiene

Desde la bancada de la oposición, el concejal no adscrito después de salir de Ciudadanos, David Dorado, no ha tomado la palabra en el debate de las ordenanzas fiscales, si bien ha favorecido su aprobación con el voto positivo.

Mientras los dos concejales de Vox se han abstenido, como se comprometieron al inicio del mandato. La portavoz de este grupo, Paula Badanelli, ha criticado que “esta rebaja de impuestos no se va a ver en la calle, es una pírrica bajada de impuestos y los recibos no notarán la bajada”, ha dicho. Asimismo, ha rechazado que la rebaja beneficie a unos ciudadanos y no a otros -“la bajada de la plusvalía se aplica por igual en el Campo de la Verdad o en El Brillante”, ha dicho-. Y, en ese sentido, ha apostado por una mayor bajada de impuestos, para “beneficiar a todo el mundo porque se puede, recortando gasto en propaganda, publicidad, asesores y tanto alto cargo”.

Voz ha defendido que la baja de impuestos “no pone en peligro los servicios públicos. Nunca ha tenido tanto dinero el ayuntamiento con dinero de Europa, del Gobierno, de la Junta, pero se gasta mal”.

La izquierda, en contra

Desde la bancada de la izquiera, el PSOE ha afirmado que la bajada de los cuatro impuestos propuestos por el gobierno local “no es real, es muy poquito, y es a los que más tienen, a los más ricos, los que más tienen, una pequeña parte de la población cordobesa. A la gran mahoría no nos afecta”, ha dicho su portavoz, José Antonio Romero, tomando como ejemplo la reducción del IBI rústico para propietarios de tierras.

En el mismo sentido ha criticado la reducción de la plusvalía, el ICIO o el impuesto de vehículos, con el beneficio por ejemplo “a los grandes especuladores de inmuebles”. Y ha defendido la propuesta socialista de unas ordenanzas con “progresividad fiscal” y ha apostado por realizar bonificaciones a empresas que se instalen en Córdoba, por uso de energía verde o en el IBI para viviendas sociales de AVRA. “Proponemos bonificaciones para reactivar la economía y crear empleo, no una bajada de impuestos que afecta a los ricos, no a los demás y sí afecta a los ingresos del Ayuntamiento”.

Mientras desde Izquierda Unida (IU), Alba Doblas, ha rechazado la propuesta de estas ordenanzas fiscales “con un discurso falso de la bajada de impuestos generalizada cuando solo afecta a los que más tienen y no afectan a los que menos tienen, loq ue se traduce en una bajada de ingresos para los servicios públicos, que se han deteriorado”.

“Se trata de desmantelar el estado de bienestar para beneficio de unos poquitos”, ha dicho sobre la bajada de impuestos y, por tanto, de ingresos. Doblas ha advertido que el documento fiscal llega al Pleno “sin el informe del Consejo Económico y Social, que es preceptivo” y ha defendido propuestas que “sí suponen rebajas a quien más lo necesita”.

La portavoz de Podemos, Cristina Pedrajas, ha mostrado también su oposición al documento de ordenanzas fiscales por la rebaja de impuestos de PP y Cs porque, señala que “apenas suponen uno o dos euros para la mayoría de las familias, quien menos paga será quien más tiene”.

Pedrajas ha pedido al responsable de Hacienda que haga público “cuánto deja de ingresar el Ayuntamiento por estas rebajas” en determinados impuestos. Para Podemos, se debería realizar bonificaciones para familias que más lo necesitan, además de modular los impuestos en cuestiones culturales -entrada de museos- o de uso de energías que frenen el cambio climático.

Enmiendas aprobadas

Además de las propuestas del gobierno local, se han aprobado algunas de las 19 enmiendas presentadas por IU y Podemos, y de las seis del PSOE, entre las que destaca la rebaja del 30% en la tasa que pagan los quiosqueros.

Asimismo, se ha dado luz verde a que los taxistas que hubieran pagado la tasa por la revisión en este año y no la hayan realizado, no tengan que pagarla en 2023.

Etiquetas
stats