Emacsa prevé empezar las obras del tanque de tormentas en abril

El presidente y el gerente de Emacsa, presentando la nueva imagen corporativa de la compañía.

La Empresa Municipal de Aguas de Córdoba (Emacsa) prevé comenzar las obras del tanque de tormentas, que se situará en el balcón del Guadalquivir, en abril del próximo año. Estas darán comienzo después de tras haber tenido que suspender la contratación a comienzos del mes de julio. Emacsa ha desistido en el pliego después de que una resolución del Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales del Ayuntamiento de Córdoba declarase que no era válido.

Según ha informado este miércoles el presidente de la empresa Ramón Díaz, el nuevo pliego aprobado en septiembre estará entre 40 y 60 días en la plataforma de contratación, es decir, a finales de noviembre. Por esto, “hasta finales de marzo no se sabrá la empresa adjudicataria”, ha indicado Díaz.

Desde la empresa prevén que las obras de una de las que serán las grandes acciones de este gobierno municipal, comiencen en el mes de abril. “Hay que tener en cuenta el plazo de 15 días para alegaciones”, ha añadido. Las obras, según ha estimado, tendrán una duración de 24 meses.

Díaz ha expuesto que los criterios a modificar en el pliego “no son muchos”, ya que “el único inconveniente era que no estaba suficientemente motivado el por qué seis puntos de los 100 solicitaban perfiles muy técnicos”. Estos, según ha detallado, no valoraban solo a la empresa sino a la persona.

Nueva imagen corporativa

Además, la empresa municipal acaba de cambiar su logotipo, que fue aprobado hace cerca de dos años, según ha indicado el presidente. La nueva imagen de Emacsa, “no ha cambiado mucho respecto a los colores y marca que había previamente”, sin embargo “se han incorporado algunos cambios”.

Según ha detallado, desde la entidad pretenden “mantener la seña de identidad y que siga siendo conocida por los usuarios haciendo llegar el mensaje de que vamos a mantener nuestra esencia pero también hemos evolucionado favorablemente”. La nueva imagen se va a ir incorporando poco a poco “de manera gradual” para no dar un cambio brusco y que los usuarios no la reconozcan.

Además, también se hará de esta manera para “evitar los costes adicionales que llevará volver a rotular todos los vehículos o vestuario”. Una manera que Ramón Díaz ha definido como “convivir con la marca de hoy y del ayer”. El primer lugar donde este nuevo logo se instaurará, ha informado, será en la sede de la empresa. Sin embargo, este se demorará ya que la empresa adjudicataria se ha formalizado en un concurso de acreedores y no conocen si tendrán que volver a licitar las obras de la sede.

Etiquetas
stats