El Ayuntamiento prevé comenzar la restauración del retablo de Lineros en septiembre

La delegada de Casco Histórico, María Luisa Gómez y la arquitecta Rosa Lara en el retablo de Lineros

La última fase de la restauración del retablo de la calle Lineros tiene como fecha para su comienzo en septiembre. Así lo ha señalado este viernes la delegada de Casco Histórico en el Ayuntamiento de Córdoba, María Luisa Gómez. El Consistorio acaba de licitar esta actuación, con un periodo que finalizará el próximo 25 de agosto para comenzar la restauración el próximo mes.

Esta será la última actuación que la delegación de Casco Histórico realice sobre el retablo para su reparación y conservación. Según prevén esta fase podrá comenzar en septiembre y tendrá una duración de tres meses, por lo que estará finalizada a finales de año. La inversión económica de esta última parte del proceso ha sido de 41.163,80 euros con IVA incluido.

Según ha explicado la arquitecta Rosa Lara, lo que se va a realizar en esta ocasión va a ser “una limpieza y un estudio más en profundidad de los materiales, consolidar toda la parte de la estructura que tiene partes muy deterioradas” Además de trabajar “en la consolidación del soporte” y, por último, “en la capa decorativa” además de encargarse de la reposición de los faroles.

Otras actuaciones

Las otras dos actuaciones que se ya se han realizado en este retablo han sido la retirada de los lienzos para su restauración y dotarles de “un mejor estado de conservación” y, en segundo lugar, la eliminación del cableado que se situaba alrededor de este. Esta última actuación tuvo un coste de 32.524 euros.

Según ha detallado la delegada, la imagen original era de la Inmaculada Concepción de Linares, “pero hubo unos actos vandálicos y la destruyeron”. Fueron los vecinos “los que encargaron a Antonio María de Monroy la realización de este altar”. Iniciativas populares que según ha manifestado, “tienen mucho peso para poder tener la obligación de hacerle el seguimiento de conservación preventiva”.

Lara ha resaltado como curiosidad que el altar actual corresponde a una restauración que se hizo por parte de la escuela taller de la Diputación de Córdoba en 1997. Después de que el original fuera reconstruido en varias ocasiones tras su destrucción en distintos actos vandálicos. “En principio era un retablo neoclásico”, pero el que ha llegado a la actualidad “está barroquizado tras la actuación de la Diputación”, ha detallado la experta. Ahora cuenta “con un aspecto más colorido, imitando a los mármoles”.

Además, también ha aclarado que aunque parezca que el retablo es de piedra, “tras analizarlo se descubre que solo tiene de piedra el zócalo”, siendo el resto piedra artificial con una armadura de acero, yeso y madera. Según ha concluido, los cuadros ya han sido restaurados por Andrés Moreno, y a la espera de conocer si finalmente estos pudiesen volver aquí o exponerse en otro lugar. Esta ha sido una propuesta de los técnicos para colocar en el lugar una reproducción en tela “que hará que los cuadros no vuelvan a deteriorarse”. Una decisión que está, de momento, en manos de la administración.

Etiquetas
stats