Las lluvias hunden un poco más el precio del aceite de oliva

Aceitunas en un olivo cordobés | MADERO CUBERO

Las últimas lluvias han hecho caer aún más el precio del aceite de oliva en origen. Si a comienzos del mes de marzo los precios ya experimentaban una caída que no se recordaba en más de tres años, en estas últimas semanas donde las lluvias han seguido cayendo en la provincia, el valor del aceite de oliva ha vuelto a experimentar una nueva bajada.

Desde el mes de enero de 2015 el precio del aceite de oliva no cotizaba tan bajo. Según los datos del observatorio de Asaja en Jaén, el aceite virgen extra se vendió la pasada semana a 3,01 euros por kilo en origen, cuando hace solo seis meses estaba a 3,90, el virgen a 2,7 y el lampante a 2,6. De media, el precio del aceite en origen ha bajado de los tres euros. Esta caída, además en una campaña corta, está reduciendo mucho los márgenes de beneficio para el agricultor.

Después de varios años de subidas progresivas en que el aceite virgen extra llegó a situarse por encima de los cuatro euros, ahora el observatorio de Asaja apunta, no obstante, a que esta última caída de precios ha sido inferior a las experimentadas hasta ahora y confía en que se frene así el descenso de lo que se paga por el aceite de oliva a los productores.

De momento, el análisis sobre la bajada actual de los precios en origen recae sobre las importantes lluvias caídas que garantizarían ya una buena producción la próxima campaña y se despejaría la incertidumbre que iba repercutiendo en el precio del aceite.

Por otro lado, otra de las causas de esta bajada ha sido la abundante cosecha actual, por encima de las previsiones iniciales. Y, además, la demanda de aceite de girasol ha jugado a favor del descenso del precio del de oliva. Todo ello, unido, ha dado lugar a una baja de precios que, de momento, se mantiene solo en el campo.

Esa bajada de precios para los agricultores no se ha reflejado en el precio que paga el consumidor. Los precios de venta final se han colocado entre los 4,50 y los cinco euros por litro de aceite, mientras el sector agrario reclama que se repercuta en el precio que paga el consumidor la bajada de precios en origen.

Las empresas, por su parte, apuntan a que el aceite que tienen almacenado para ir dándole salida lo adquirieron a precio elevado y, por tanto, no pueden rebajar automáticamente ahora el precio para el consumidor. Será cuestión de ver cómo juegan las distintas distribuidoras y superficies de venta en el marco de competencias y ofertas en los precios del aceite de las próximas semanas.

Etiquetas
stats