La justicia obliga a Aneri a readmitir a sus trabajadores

Aneri, en una imagen de su perfil de Facebook.
El empresario cordobés, procesado por un fraude millonario en cursos de formación, es condenado por la justicia laboral | El fallo revela los salarios precarios que pagaba

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha anulado uno de los tres despidos que realizó el cordobés José Luis Aneri, procesado en uno de los mayores casos de fraude en cursos de formación de España, a través de sus empresas. Además, considera que los otros dos despidos son improcedentes, por lo que además de indemnizar a sus antiguas empleadas tendrá que decidir si las readmite o las vuelve a despedir, pagándoles los salarios atrasados.

Aneri, en libertad provisional tras ser encarcelado por orden judicial, está acusado de ser el cerebro de una trama por la que se habría cometido un fraude millonario, que en principio se sitúa en unos cuatro millones de euros. A través de sus empresas, Aneri simulaba que estaba dando cursos de formación a parados. Estos cursos estaban financiados con dinero público, principalmente procedente de los fondos europeos para la lucha contra el desempleo.

La sentencia del alto tribunal madrileño confirma a su vez otra dictada por uno de los Juzgados de lo Social de esta comunidad autónoma. Estas tres trabajadoras eran una profesora y dos profesionales que tenían la escueta categoría profesional de "formación". Además, según consta en el fallo, pese a los enormes beneficios que obtuvo Aneri, el sueldo de la primera apenas llegaba a los 1.000 euros al mes, mientras que el de las segundas superaba por poco los 800. Ahora, Aneri es condenado a pagarles el dinero que les debe desde octubre de 2013, cuando dejó de pagarles (en esa fecha se detectó su supuesto fraude) y a volver a contratar a una de ellas.

Estas trabajadoras estaban dadas de alta en el entramado empresarial de Aneri, que formaba la matriz Sinergia de la que a su vez dependían Kelty Investment, Desarrollos Empresariales Hotin y Santurde.

Aneri está acusado ya de cuatro delitos. A los tres iniciales, por los que fue a la cárcel de manera preventiva -estafa, fraude de subvenciones y falsedad-, se suma ahora el de levantamiento de bienes. La jueza que lleva su caso le está investigando, antes de enviarlo definitivamente a sala para ser juzgado por la Audiencia Provincial de Madrid, por haber cambiado la titularidad de su chalet del Brillante, en el que supuestamente invirtió la mayor parte del dinero que ganó a través de los cursos de formación. Además, Aneri acaba de poner a la venta la vivienda por un precio de 950.000 euros.

Etiquetas
Publicado el
8 de diciembre de 2015 - 07:00 h