La Junta ve “ridícula” la “connivencia” entre Iglesia y Gobierno por la Mezquita

Isabel Ambrosio. | MADERO CUBERO
Isabel Ambrosio dice que “hay que superar el debate de las escrituras; no tiene sentido cuando todos tenemos asumidos y nos sentimos orgullosos de un monumento que ya es Patrimonio Mundial, de la Humanidad” y rechaza que se haya planteado la expropiación

La delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Córdoba, Isabel Ambrosio, ha considerado “ridícula” la “connivencia” del obispo de Córdoba y el gobierno central para demostrar, “ a base de golpes de pecho”, la titularidad de la Iglesia sobre la Mezquita-Catedral. “Hay que superar el debate de las escrituras; no tiene sentido cuando todos tenemos asumidos y nos sentimos orgullosos de un monumento que ya es Patrimonio Mundial, de la Humanidad”, argumenta la delegada.

Isabel Ambrosio, a través de una nota de prensa, ha lamentado que “la Iglesia católica quiera apropiarse de lo que significa la Mezquita-Catedral y el Centro Histórico de Córdoba en su conjunto aprovechando el 775 aniversario de la Catedral” y ha recordado que la Junta de Andalucía está presente en la Comisión Institucional de esta efeméride porque es su responsabilidad como administración pública y en el ejercicio de la competencia de la defensa y protección del patrimonio monumental de Córdoba. Por ello ha avanzado que igualmente el Gobierno andaluz estará presente en e 700 aniversario de la Sinagoga de Córdoba o en futuros aniversarios de la Mezquita.

Por otro lado ha apuntado que en la última reunión del comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, que eleva la Mezquita de Córdoba a Bien Universal Excepcional, los Valores Universales Excepcionales del bien, apenas difieren de los que tenían desde 1984, lo que significa que lo que valora Unesco en este bien patrimonial es su periodo islámico, por un lado la arquitectura de su gran mezquita, creación única en el mundo que tuvo una gran influencia en el arte islámico occidental desde el siglo VIII y en los estilos neo-musulmanes del siglo XIX, siendo un ejemplo extraordinario de arquitectura religiosa del Islam. Y por otro el Centro Histórico de Córdoba, testimonio del Califato de Córdoba y que se igualó en esplendor con Constantinopla y Bagdad, las ciudades más importantes del Islam en esos siglos. “En ningún momento la Unesco valora época o añadidos cristianos”, agrega.

La delegada ha explicado que todos los valores que sostienen la declaración de patrimonio mundial tienen que estar vigentes y que la Junta nunca ha hablado de expropiación como apunta el ministro Gallardón, sino que el Gobierno andaluz considera compatible la gestión en el día a día del monumento por parte de la Iglesia católica con la titularidad publica de un bien universal, por los beneficios que supondría para la sociedad en su conjunto.

Isabel Ambrosio concluye pidiendo al obispo y al Gobierno de España que no manipulen la realidad y que “no utilicen esta efeméride de la Catedral de Córdoba apara apropiarse de la totalidad de un bien universal que es de todos y que es necesario potenciar”.

Etiquetas
stats