La Junta tiene la última palabra en el relevo de Valeriano Lavela

Valeriano Lavela, a la izquierda del alcalde, durante un Pleno | MADERO CUBERO
La Dirección General de Administración Local del Gobierno andaluz, en una Consejería controlada por Valderas, es la que tiene que autorizar el cambio

La Junta de Andalucía es la administración que tendrá la última palabra en el caso del polémico relevo de Valeriano Lavela como secretario en el Consorcio de Turismo, que ha provocado un fuerte encontronazo entre este funcionario habilitado por el Estado y el equipo de gobierno del PP en el Consistorio cordobés. Según consta en la documentación elaborada por el propio presidente de la Junta General del Consorcio de Turismo de Córdoba, Rafael Navas, para que se produzca el relevo es necesario contar con la autorización de la Dirección General de Administración Local de la Junta, que depende, a su vez, de la Consejería que ostenta el vicepresidente Diego Valderas (IU).

No obstante, antes de que el asunto llegue a la Junta de Andalucía el relevo de Valeriano Lavela tiene que ser aprobado primero por el consejo de administración del Consorcio (que la pasada semana rechazó el punto, que Navas llevó por urgencias) y posteriormente ratificado por la Junta General de esta entidad que no es sólo municipal, sino de la que también forman parte los empresarios cordobeses. El equipo de gobierno del Ayuntamiento ya dispone, además, de un informe de su Delegación de Recursos Humanos en el que muestra su conformidad para el relevo y que además el sustituto de Lavela sea José Miguel Begines, secretario con plaza en Montilla pero en comisión de servicio en Córdoba.

El consejo en el que se discutió el relevo de Lavela, que además es el secretario general del Ayuntamiento, fue bronco. Para muchos, incluidos algunos miembros del PP, la presentación de la propuesta de relevo del secretario del órgano, Valeriano Lavela, fue toda una sorpresa, pero mucho más lo que vino a continuación. El Secretario General del Ayuntamiento tomó la palabra y sacó un escrito que comienza con una clara advertencia a los consejeros acerca de "las posibles responsabilidades tanto administrativas como penales" de votar a favor del contenido de la propuesta.

Los asistentes al consejo relataron que, en mitad de la lectura del informe, se avisó al jefe de los servicios jurídicos del Consistorio, Miguel Aguilar, que al aparecer por la puerta de la sala de comisiones fue recibido a voces por Lavela: "Usted no puede estar aquí. Márchese", le espetó.

Según un documento posterior redactado por el propio Lavela, nada más finalizar el pleno del pasado día 30 "en un último intento del señor Rafael Navas para doblegar mi voluntad para conseguir mi renuncia" se mantuvo una nueva conversación en un establecimiento de hostelería "y en presencia de mi mujer y mi hijo el menor". En este encuentro, el funcionario le reiteró su negativa a dimitir al teniente de alcalde de Empleo y Turismo al que, una vez más, le advirtió de las repercusiones "de todo tipo" en las que incurría si mantenía su idea de llevar el tema al consejo.

Esa advertencia también se manifestó ante los consejeros y consta en el punto noveno del informe de Lavela del que se "se remite copia a la Dirección General de Administración Local y Relaciones Institucionales de la Junta, como al Ayuntamiento, a CECO, a la Cámara de Comercio y al Ministerio de Hacienda, sin perjuicio de poner estos hechos en conocimiento de la Fiscalía y de los juzgados y tribunales de Córdoba que sean competentes por razón de la materia", concluye el informe.

En esos momentos, la tensión fue máxima en el consejo y, siempre según las fuentes consultadas, Lavela volvió a señalar a Navas: "me quieren amordazar y no me van a callar", le espetó. Asimismo, según las fuentes consultadas, el secretario llega a aludir a grabaciones de llamadas de miembros del gobierno local e indica que en un receso del Pleno a su mujer le dicen que su relevo "va a ser por las buenas o por las malas".

Después de la lectura del informe, de las voces y las acusaciones, llegó el momento de votar si la urgencia planteada por Navas se incorpora al orden del día y la votación es de seis votos en contra (PSOE, UCOR, CECO y Hostecor-estos últimos con dos votos cada uno-), IU se abstuvo y cuatro votos a favor (Rafael Navas, Rafael Jaén, Juan Miguel Moreno Calderón- del PP- e Ignacio Fernández de Mesa por la Cámara).

Etiquetas
stats