A juicio por espiar a su asistenta con una cámara oculta en el baño

El acusado ocultaba el dispositivo en el bolsillo de un albornoz y almacenaba imágenes de la empleada semidesnuda. El Ministerio Fiscal solicita una pena de dos años de cárcel

El Ministerio Fiscal solicita una pena de dos años de cárcel para un hombre, F. S. L., al que se acusa de un delito contra la intimidad de su empleada de hogar, a la que espiaba cuando se cambiaba en el baño. El juicio se celebrará el próximo lunes en el juzgado de lo Penal, número 1, de la capital cordobesa.

El escrito de calificación del fiscal señala que la empleada de hogar de percató de que la estaban grabando cuando un día, en el verano de 2011, descubrió una minicámara sujeta con cinta adhesiva y oculta en el bolsillo de un albornoz del baño. La mujer le dio la vuelta a la cámara, pero el acusado la volvió a colocar en su posición original, lo que provocó que la víctima le pidiera explicaciones al propietario de la vivienda quien se disculpó por los hechos.

La mujer siguió trabajando en la vivienda, pero los hechos volvieron a producirse y, en noviembre de ese mismo año, la empleada descubrió que el acusado almacenaba imágenes suyas en las que se la veía semidesnuda. Las fotos se guardaban en un pen drive que, siempre según la calificación de los hechos por parte del Ministerio Fiscal, no se habrían compartido y era “para su uso personal”

Etiquetas
stats