Juan Ojeda, director del Colegio de España en París: “Nunca había visto así la ciudad”

Cordones policiales en París.
El exparlamentario cordobés estaba anoche en un restaurante de la capital de Francia cuando se produjeron los ataques terroristas

Si hay un cordobés que conoce París como la palma de su mano es el exparlamentario Juan Ojeda, que hoy ocupa el cargo del director del Colegio de España en la capital de Francia. Pese a la recomendación de la Gendarmería francesa a los parisienses de que eviten salir a la calle tras los ataques terroristas de anoche, Juan Ojeda se ha dado una vuelta esta mañana por los alrededores del Colegio de España para testar cómo estaba París. Según detalla en conversación telefónica con este periódico, "nunca había visto así la ciudad".

Ojeda estaba ayer en la calle, en un restaurante de París, cuando se inició la cadena de atentados terroristas. Asegura que había acudido junto a dos profesores (uno de la Universidad de Cádiz y otro de Nantes) a cenar, después de celebrar una jornada sobre la Transición Española. En el restaurante estaban viendo el partido que se jugaba en Saint Denis entre las selecciones nacionales de fútbol de Francia y Alemania cuando escucharon las explosiones "y cómo desalojaban a Hollande" del estadio. Estalló entonces el pánico en la ciudad, ya que no se sabía muy bien qué estaba pasando, dónde se estaban produciendo los tiroteos y si la situación estaba controlada o no.

El Colegio de España, que dirige el cordobés, está en la zona universitaria al sur del río Sena. Todos los ataques se concentraron en el Norte, principalmente en el Distrito 10. Ojeda, tras pasar primero por su residencia, asegura que intentó ir al centro de la ciudad a ver qué estaba pasando, pero no pudo. "Habían cortado el transporte público, ya que la Policía no sabía todavía cómo estaba la situación", explica. Regresó al Colegio de España, desde donde se puso al teléfono del que prácticamente no se ha desconectado. Desde anoche, atiende a medios de comunicación y también llamadas del Gobierno, que preguntaban si había españoles residiendo en el Colegio de España y si los que hubiese estaban en la zona atacada.

Esta mañana, Ojeda ha vuelto a intentar salir a la calle a evaluar la situación, pero se ha encontrado "una ciudad como nunca la había visto". Totalmente desierta. Los sábados se reduce mucho la actividad en la capital de Francia pero hoy su aspecto es el de una ciudad cerrada. Los museos y los monumentos han clausurado sus puertas "y todavía no sabemos muy bien qué va a pasar con el transporte público", detalla.

Ojeda, que hoy atenderá a medios de comunicación españoles que acuden al Colegio de España a instalar sus equipos de enviados especiales, destaca el "importantísimo movimiento solidario" de los franceses, que anoche abrieron las puertas de sus casas a los que estaban en el centro y no habían podido regresar a sus domicilios. "No sé si habrá manifestación como cuando los atentados de Charlie Hebdo", dice, al tiempo que anuncia que irá. "Nunca había acudido a una manifestación como aquella", recuerda. Probablemente ésta sea incluso más numerosa.

Etiquetas
stats