José Antonio Nieto: “Había profesionales de la pancarta a diario en la puerta del Ayuntamiento”

Corporación municipal en 2011.

En la semana en que se cumple el 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas en los ayuntamientos del 3 de abril de 1979, CORDÓPOLIS ofrece una serie diaria de entrevistas con los alcaldes y alcaldesas que ha tenido Córdoba en estas cuatro décadas, a excepción de Andrés Ocaña, fallecido en 2017.

Cada uno de ellos responderá a una serie de preguntas sobre su experiencia al frente del Ayuntamiento en su mandato, con las que dibujar los cambios en este tiempo en la política municipal. Este viernes es el turno de José Antonio Nieto (PP), que estuvo al frente del Consistorio entre los años 2011 y 2015.

PREGUNTA. Cuando tomó posesión como alcalde, ¿cuál creyó que era la principal misión que debía cumplir al frente del Ayuntamiento?

RESPUESTA. Cuando tomé posesión, la principal misión que tenía que conseguir era que las cosas funcionaran en el Ayuntamiento de Córdoba para crear empleo. El gran drama de Córdoba ya era desde hace mucho tiempo el desempleo, lo sigue siendo hoy y en la época nuestra, que coincidió con la crisis más dura que hemos tenido en democracia, pues se manifestó de una forma más clara. Y por tanto, el empleo, pero en la parte que puede poner en marcha un ayuntamiento, que es hacer que las cosas sencillas funcionen, que las licencias lleguen a tiempo, que las empresas se fijen en Córdoba para ubicarse y desarrollar negocio, que seamos capaces de activar el turismo, que seamos capaces de ser una referencia en la logística.. esa fue la misión y creo que en gran medida lo cumplimos.

P. ¿Qué fue lo que más le llamó la atención del funcionamiento del Ayuntamiento?

R. Lo que más me llamó la atención fue la enorme dimensión de la estructura administrativa del Ayuntamiento, que creo que debe ser un reto para los siguientes gobiernos municipales el ordenarla y, en una medida importante, el reducir esa burocracia pesada que se está generando, que no aporta nada a los ciudadanos y que crea un número importante de trabas para culquiera que quiere poner en marcha la ciudad.

P. ¿Cuál fue la principal dificultad a la que se enfrentó?

R. Fue la situación económica que vivíamos en ese momento, con una crisis económica de caballo, con una sensación en la sociedad de desolación, de falta de confianza para poner en marcha cualquier tipo de iniciativa, de pérdida de empleo a un ritmo enloquecido... Y eso costó mucho trabajo poder recuperarlo y volver a encauzarlo.

P. ¿Cómo fue la relación como alcalde con la sociedad durante su mandato?

R. La relación con la sociedad durante mi mandato fue francamente buena, sin duda fue lo mejor que me llevo de esa etapa. No fue unánime, había profesionales de la pancarta que estaban diariamente en la puerta del Ayuntamiento. Creo que no hubo ni un solo día de los cuatro años que yo fui alcalde que no hubiese alguna pancarta en la puerta del Ayuntamiento, pancartas que desaparecieron cuando yo dejé de ser alcalde. Pero mi relación con la sociedad fue francamente buena y, sin duda, lo que más me aportó en todo ese período y lo que más me aportó de esa experiencia de ser alcalde de Córdoba.

P. ¿Qué medida que tomó durante su mandato le produce más orgullo? ¿Y cuál más frustración?

R. De las medidas que tomé, que me produzca más orgullo, ninguna en concreto sino todas las que iban en esa dirección de hacer más fácil poner en marcha iniciativas que crearan empleo en Córdoba. Y en esa línea hicimos muchas.

¿Mi mayor frustración? Pues que no fueron las suficientes como para que se revirtiera esa crisis del empleo que estábamos sufriendo y que no consiguiéramos demostrar, en un periodo tan corto de cuatro años y en un periodo tan dañado por la crisis económica que, con un gobierno diferente al que habíamos tenido durante los años anteriores, era posible que Córdoba dejara de ser la referencia del paro, que dejásemos de tener cuatro de los diez barrios más pobres de Andalucía, que dejásemos de ser una ciudad hostil para poner en marcha negocios. Cualquier empresa importante en España, a Córdoba la tiene con una equis encima o, en el mejor de los casos, con un interrogante porque saben que es un lugar difícil para poner en marcha iniciativas empresariales. Nos hizo falta cuatro años más que no pudimos tener para acabar con esas cruces y con esos interrogantes que están encima de Córdoba.

P. ¿Se arrepiente de alguna decisión que tomó? ¿Cuál?

R. Bueno, no me arrepiento tampoco de ninguna decisión en concreto. Tengo asumido que cuando tienes que tomar decisiones, unas te salen bien y otras te salen menos bien. Y seguro que hubo muchas que me hubiese gustado que tuvieran mejor resultado, pero para eso está la oposición, que son los que se tienen que encargar de decir qué creen que sale peor.

P. ¿Qué diferencias ve entre la política municipal de su época y la actual?

R. No ha pasado tanto tiempo, se parece mucho mi etapa política a la actual. Lo que afortunadamente ha mejorado es el contexto económico. Ya me hubiese gustado a mí poder haber tenido cuatro años de gobierno en los que se ha creado a lo largo de esa etapa más de 3 millones de empleos a nivel nacional, un número muy importante en la ciudad de Córdoba, y que hubiésemos tenido oportunidad de inversión como las que se han tenido ahora y algún de ellas se han desperdiciado… En fin, creo que la gran diferencia es el contexto económico y la situación de protesta social que había en 2011, 2012, 2013 y 2014 y la que hay hoy, que es considerablemente menor la presión social y la protesta, y considerablemente mayor las posibilidades económicas que había en su momento.

P. Un consejo para el camino que emprenda la próxima Corporación municipal a partir de mayo de 2019.

R. El que siempre me dieron a mí y más he podido usar: No perder nunca el contacto con la sociedad y no dejar de pisar nunca el suelo. No tener ni la tentación de flotar ni la otra tentación de pisar solo moqueta, de estar solo dentro del Ayuntamiento. Si el gobierno que salga de las urnas el próximo 26 de mayo es capaz de mantener esa relación, ese contacto con la sociedad, seguro que el balance será positivo.

Etiquetas
stats