Los jornaleros de la naranja anuncian movilizaciones

Campo de naranjos.
Los trabajadores han convocado una gran manifestación en Palma del Río y decidirán si convocan una huelga sectorial a mediados de enero

La recolección de la naranja es, tras el olivar, la campaña agrícola de la provincia de Córdoba que más mano de obra necesita. Sólo en Palma del Río, el pueblo más grande de la Vega del Guadalquivir, se estima que unos 2.000 jornaleros trabajan en esta campaña que este año ha comenzado con graves conflictos laborales. La semana pasada, una asamblea de trabajadores de la naranja reunió a más de 700 personas en el teatro palmeño. El próximo día 27 se celebrará otra asamblea en Posadas, el segundo municipio más poblado de la comarca. Para el 28 de diciembre se ha convocado una manifestación de jornaleros por las calles de Palma del Río. Será después de ese día, cuando se compruebe si la marcha es masiva o no cuando se decida si se convoca una huelga sectorial para mediados de enero, en pleno apogeo de la campaña. El sindicato CTA “ya tiene los papeles preparados” para solicitar autorización, por si acaso, según reconoce su coordinador provincial, Francisco Moro.

Los jornaleros se han empezado a movilizar porque aseguran que ningún empresario citrícola está cumpliendo el convenio del campo, que establece un jornal de 46,31 horas y una jornada laboral de seis horas y diez minutos. Francisco Moro asegura que “a convenio no paga casi nadie” y que al contrario lo que se viene abonando al día a cada jornalero es una media de 25 a 35 horas, trabajando “de sol a sol”. Además, Moro y el recién constituido Movimiento de Trabajadores de Palma denuncian que muchos empresarios prefieren contratar a trabajadores extracomunitarios a los que pagan ese dinero o que algunos propietarios de naranjos en la comarca que son valencianos se traen de esta comunidad autónoma a cuadrillas enteras de jornaleros.

En la asamblea de jornaleros en Palma del Río llegó a intervenir el alcalde de la ciudad, José Antonio Ruiz Almenara, que aseguró que “la naranja” es la riqueza del municipio y que “hay que ordenar el sector” porque reconoció que se están produciendo “abusos” contra los trabajadores. Francisco Moro concretó que además de no pagar los salarios a convenio muchos empresarios no transfieren el jornal por el banco o en talón, sino que están abonándolo en mano. Esto, a su juicio, provoca una situación caótica a la hora de dar de alta a los jornaleros, que ya cotizan en el régimen general. Según Moro, muchos trabajan el mes entero pero sólo cotizan dos o tres días. Así, algunos perderán el PER.

Para visualizar esta situación Francisco Moro ha explicado que en la última asamblea de trabajadores de Palma del Río, a la que asistieron 700 personas, se preguntó a los asistentes que levantaran la mano los que contaran con un contrato de trabajo para trabajar en la recogida de la aceituna. “Sólo 15 la alzaron”, asegura este dirigente sindical.

El Movimiento de Trabajadores de Palma del Río surgió después de las primeras movilizaciones de distintas asambleas de parados de este municipio de la Vega del Guadalquivir. Pese a que cuenta con el respaldo del sindicato CTA, de momento no está apoyado ni integrado ni por CCOO ni por UGT.

Según el último informe del Ministerio de Empleo, Palma del Río es un municipio que tiene ahora mismo 1.731 personas en situación de desempleo.

Etiquetas
stats