IU también reclama que se reactive la aprobación del Plan de la Sierra

Enclave de los Baños de Popea. | MADERO CUBERO
La coalición asegura que al igual que con Alcázar Caballerizas el equipo de gobierno municipal “da la callada por respuesta”

El portavoz de IU en el Ayuntamiento de Córdoba, Francisco Tejada, ha reclamado al equipo de gobierno municipal que reactive la aprobación del Plan Especial de la Sierra. Este plan quedó en aprobación inicial y con la resolución de las alegaciones en el mandato anterior. Con el documento, se ordenaría el 30% del término municipal de la ciudad, ocupado por la Sierra.

Según Tejada, los trámites pendientes desde hace tres años son la aprobación provisional y definitiva de un documento que se encargó en el año 2005. El portavoz de IU asegura que al igual que con el plan especial Alcázar Caballerizas el equipo de gobierno municipal “da la callada por respuesta” y no pone en marcha este instrumento de planeamiento.

El Plan Especial de la Sierra de Córdoba ha sido redactado por un equipo de arquitectos y licenciados en Ciencias Ambientales de la Universidad de Córdoba (UCO), después de la firma de un convenio entre las dos instituciones. Tras un periodo previo de información y análisis, este equipo realizó un exhaustivo diagnóstico de la problemática de la Sierra de Córdoba: Ocupación del dominio público, contaminación y sobreexplotación de acuíferos, impacto por uso y actividades no reguladas, actividades extractivas, incendios forestales, deforestación y erosión, etcétera. Tras este completo diagnóstico sobre la situación de este enclave natural, el equipo redactor trazó unos objetivos que se resumieron en el Avance del Plan Especial para la ordenación del territorio, el fomento del aprovechamiento sostenible, la protección y conservación de los valores naturales existentes, la puesta en valor del dominio público, la protección del patrimonio histórico, la prevención contra los riesgos naturales y la restauración de áreas degradadas. Este Avance fue expuesto a la ciudadanía, que pudo registrar sugerencias, que han sido objeto de estudio a la hora de la elaboración del documento que ahora se somete a aprobación inicial.

El Plan de la Sierra prevé 11 actuaciones concretas para la puesta en valor de un espacio que apenas dista unos metros del propio casco urbano de la ciudad de Córdoba y que se extiende como un gran corredor verde de Este a Oeste entre los parques naturales de Cardeña-Montoro y de Hornachuelos.

Las actuaciones son la potenciación y creación de nodos estratégicos para recibir e informar al visitante; la creación de un Parque Periurbano en la zona de La Palomera y el entorno del Arroyo Pedroche; la creación de un Parque Recreativo en el entorno del embalse de San Rafael de Navallana; la puesta en valor de la red de miradores municipales de la Sierra de Córdoba; la creación de un Observatorio natural nocturno en el Cerro de Torre Árboles para fomentar el estudio de la astronomía; la recuperación y adecuación de una red de senderos municipales tradicionales; la reconversión del antiguo trazado ferroviario entre Córdoba y Almorchón en Vía Verde; la recuperación, dotación y puesta en uso de las zonas de baño tradicionales de la Sierra de Córdoba; la creación de una red de microrreservas faunísticas; la elaboración de un catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de la Sierra de Córdoba y la planificación de una serie de medidas y proyectos encaminadas a la restauración de áreas degradadas.

La inversión prevista y aproximada para la puesta en marcha de estas actuaciones, en las que están implicadas distintas administraciones, colectivos y hasta particulares, se aproxima a los 40 millones de euros. Algunas de ellas, incluso, ya se pueden dar por iniciadas. Por ejemplo, este año el Ayuntamiento de Córdoba ha incluido un proyecto para la adecuación y señalización de senderos en la Sierra de Córdoba dentro de los Fondos Estatales para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEELS). Este proyecto cuenta con un presupuesto de algo más de 137.000 euros y ya ha sido adjudicado.

Por otra parte, el Plan de la Sierra también establece una ordenación para las más de 30.000 hectáreas de enclave natural a proteger. Así, fija una ordenación del Suelo No Urbanizable en categorías según las determinaciones contenidas en la LOUA: suelo no urbanizable de especial protección por legislación específica y suelo no urbanizable de especial protección por planificación territorial (corredor del río Guadiato, forestal, dehesa, La Palomera y entorno del arroyo Pedroche, San Rafael de Navallana, Frente de Sierra Morena, áreas adehesadas, áreas cerealísticas, áreas periurbanas, el Plan Especial de Protección de Mediana Azahara, caminos y yacimientos).

Además, se plantea una normativa urbanística que prohíbe los usos que suponen una amenaza para la conservación de los elementos naturales (como los usos industriales) y define los usos compatibles: recreativos, turísticos no residenciales y equipamientos, en cada una de las calificaciones de suelo establecidas.

Etiquetas
stats