Invierno puro y duro: desplome de las temperaturas y ambiente lluvioso para los próximos días

Jueves de lluvia y tormenta en Córdoba | TONI BLANCO

De casi 28 °C a rozar la helada en poco más de 3 días. De la agradable caricia del sol de media tarde al sonido de la lluvia intensa en la tela del paraguas. Tras unos días de ambiente primaveral, la integración de los restos de la DANA en la circulación general del Atlántico Norte, va a permitir una advección de aire polar sobre la Península que dejará las primeras heladas y nevadas generalizadas por el interior ibérico. Frío que vendrá precedido de unas lluvias que tendrán continuidad de forma persistente durante la próxima semana, y que nos habrán sumergido, de golpe y porrazo, en la crudeza de un invierno que este año ha querido pasar a saludar antes de tiempo.

Frío de invierno y lluvias de otoño

Sin ser extraordinaria, la entrada de aire frío en altura del fin de semana podría decirse que es más propia de enero que de finales de octubre. Con unos valores de temperatura de entre -1/-2 °C a unos 1500 metros de altitud, las mínimas en superficie caerán hasta rozar o rebasar el límite de la helada, y máximas que en buena parte del interior peninsular quedarán debajo, o muy por debajo, de los 15 °C.

La responsable, la interacción de una baja y una masa de aire polar sobre la Península, que se hará notar desde la tarde del viernes en el sur peninsular, dejando lluvias que podrían llegar a ser intensas en la mitad occidental andaluza, con acumulados que podrán alcanzar los 20 mm en algunos puntos. Lluvias que dejarán paso a una irrupción brusca de aire frío en altura a partir de la tarde del sábado, dejando ya durante la jornada del domingo un ambiente puramente invernal.

Una montaña rusa meteorológica que tendría continuidad durante la próxima semana con la llegada hasta el litoral gallego de la primera borrasca atlántica profunda del otoño. Lluvias generalizadas de noroeste a sudeste, que podrán ser especialmente intensas en puntos del cuadrante suroccidental de la Península a mediados de semana.

Córdoba: de la manga corta al abrigo, de 27 a 14 °C de máxima

Aunque el frío en la provincia no se vaya a sentir tan intensamente como en el norte peninsular, lo cierto es que la advección fría va a ser lo suficientemente potente como para que en Córdoba el ambiente invernal se adueñe de cada rincón. Un cambio en el tiempo que va a contrastar poderosamente con los 27.6 °C que registrásemos la tarde del jueves, y que ya desde la jornada del viernes va a dejar notar un brusco descenso en las temperaturas por el primer envite del episodio.

El acercamiento hasta el Golfo de Cádiz de los restos de la DANA que el pasado fin de semana pusiese en jaque a buena parte del litoral mediterráneo, va a derivar en el paso de lluvias de naturaleza convectiva que afectarán desde la mañana del viernes a la mitad occidental andaluza. En el caso de Córdoba, las lluvias serán más probables, ganando además en intensidad, a partir del mediodía. Precipitaciones que localmente podrán ser moderadas, y que tendrán continuidad durante la jornada del sábado como anticipo a la caída brusca de las temperaturas.

Temperaturas que no obstante, ya durante el viernes notarán un acusado descenso gracias a la presencia de nubosidad, con máximas cercanas a los 20 °C, y que volverán a sufrir un brusco descenso a partir del domingo. Y es que Córdoba podría amanecer con mínimas cercanas a los 5 °C, en el primer día de otoño que despertemos por debajo de la barrera de los 10 °C. Mínimas que serán aún más bajas en el resto de la provincia, pudiendo darse las primeras heladas en cotas medias y altas de localidades de Sierra Morena.

Un descenso en las temperaturas que tendrá continuidad durante el lunes, cuando las heladas podrán darse de manera más generalizada por el norte y sur de la provincia, quedando las mínimas en el valle del Guadalquivir cercanas a los 1-2 °C. Ocasión la del lunes para que Córdoba bata, tras casi seis años, un récord relativo a temperaturas bajas. Episodio frío que dará paso a otro de lluvias intensas a partir del martes, gracias a la llegada hasta el litoral gallego de una borrasca profunda, que vendrá a dejar los últimos días de octubre bajo el dominio absoluto de las bajas presiones.

Días fríos y lluviosos para cerrar un mes que ya apunta que será entre húmedo y muy húmedo y que empieza a notarse en el renacer de arroyos y pastos en la sierra. Bendita lluvia de otoño.

Puede seguir al tanto del tiempo y el clima en el Facebook y el Twitter de Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats