“Un inversor puede confiar más en un equipo que en el propio producto”

Organizadores y mentores del Founder Andalucía | ÁLVARO CARMONA
La segunda sesión del Founder Andalucía vuelve a reunir a emprendedores, mentores e inversores en un foro de aprendizaje y chequeo de proyectos en la Universidad Loyola

“Me gustaría veros a todos aquí en el mes de marzo... pero me temo que no va a ser posible”, dice Bartos Cañete, CEO de Pypna.com y codirector de Founder Andalucía junto a Esteban Almirón (director del servicio de Empleabilidad y Emprendimiento de la Universidad Loyola) y Urs Rothmayr (director de Founder Institute Barcelona). Los emprendedores presentes en la sala sonríen y se miran con complicidad. Están inmersos en un proceso de selección que, inevitablemente, irá dejando a muchos de ellos en el camino. “Ya somos cuatro menos que en la anterior sesión. Sabéis que esto es duro y hay personas que, por distintas circunstancias, no han podido seguir el ritmo”, cuenta Cañete. El buen humor no está reñido con la exigencia. Y en el auditorio se respira un ambiente de camaradería. Saben que irán saliendo poco a poco del grupo y que, seguramente, la búsqueda de financiación para sus proyectos tendrá que continuar en otros foros. Pero nadie está dispuesto a dejar pasar la impagable oportunidad de conocer, de forma directa, las experiencias de éxito -y de fracaso- de quienes han logrado introducir sus iniciativas en el mercado y demostrar su viabilidad. Entre los proyectos que han iniciado en el Founder Andalucía su carrera en busca de impulso inversor se encuentran algunos relacionados con el sector automovilístico, el turismo virtual o la promoción de nuevos talentos literarios.

La segunda sesión del Founder Andalucía contó con tres mentores de excepción. Alberto Gómez (coinffeine.es), Miguel Ángel Calero (Cosfera) y Javier Ortiz (mitula.com) relataron su aventura emprendedora con naturalidad, salpicándola de anécdotas y consejos. La hermandad entre quienes aspiran a levantar su propia empresa se detecta en cada gesto. Las miradas, entre la comprensión y la admiración, se cruzan cuando Alberto Gómez Toribio, CEO de la compañía Coinffeine, enseña durante una presentación un cruce de mails con uno de sus socios. Llama la atención la fecha: la noche de fin de año. Y la hora: las tres y media de la madrugada. “Estábamos trabajando”, dice sin que suene en absoluto a queja. En ese momento estaban inmersos en el proyecto de una empresa pionera en el negocio de las nuevas monedas digitales. Fue fundada este mismo año por cuatro ingenieros informáticos españoles y está desarrollando una plataforma de software que permite el intercambio de divisas y bitcoins entre personas de manera descentralizada, segura y anónima, y sin que los usuarios tengan que ceder la gestión de su dinero a un tercero.

El software de esta compañía consigue eliminar al intermediario en el intercambio de bitcoins gracias a un modelo matemático basado en la teoría de juegos que elimina el incentivo que pueda tener una de las partes para defraudar a la otra. Coinffeine fue noticia el pasado mes de mayo por ser la primera empresa del mundo en constituirse con bitcoins y ha sido seleccionada por el ICEX, bajo el programa STCimmersion.com, como una de las doce start ups españolas con mayor proyección para ser presentadas en Sillicon Valley (San Francisco, Estados Unidos). Directamente desde allí llegó Gómez, quien afirmó con convencimiento que España “es el mejor marco del mundo para invertir en empresas usando bitcoins”, al tiempo que ponderó el valor de la estructura humana de los proyectos. “En una fase inicial, un inversor confía más en el equipo que en el propio producto”, dijo.

Miguel Ángel Calero, de Cosfera, tocó la fibra sensible del auditorio recordando la película “Viven” -basada en hechos reales: un equipo de rugby uruguayo sufre un accidente de aviación en Los Andes y los supervivientes se ven obligados a practicar el canibalismo- y explicando que un emprendedor tiene que fabricar sus propios estados de ánimo. “Uno no puede emprender preguntándose cuánto va a ganar. La pregunta es otra: ¿Cuál es mi límite? ¿Hasta dónde estoy dispuesto a perder?”, dijo uno de los padres de Cosfera, un espacio de coworking que tiene como objetivo servir como nexo de unión a la comunidad de emprendedores locales a través del trabajo y la formación para el desarrollo de proyectos innovadores.

A través de Skype interactuó con los componentes del Founder Andalucía el tercer mentor de la segunda sesión. Javier Ortiz Sanz es director comercial y de desarrollo de negocio en mitula. com, un buscador vertical o agregador para buscar casas, coches y trabajo. Mitula es uno de los líderes mundiales en su especialidad y trabaja como partner de los portales verticales de más de 18 países. Indexa todos los anuncios de un sector y país para generar búsquedas más eficientes, rápidas y segmentadas. En menos de un año mitula.com ha diseñado un paquete de productos y servicios competitivo y cerrado acuerdos con docenas de clientes en medio mundo.

Todos los testimonios de los mentores y su correspondiente 'feedback' proporcionaron a los asistentes un buen material para el estudio y la reflexión sobre su actividad empresarial. Los proyectos siguen su rueda de presentaciones. Es más que probable que dentro de unas semanas se hayan caído unos cuantos más. La carrera continúa.

Etiquetas
stats