Una intervención en La Salud inicia el camino para la exhumación de las fosas del franquismo

Presentación del informe y propuesta de intervención en la fosa de La Salud | ÁLEX GALLEGOS

El cementerio de La Salud de Córdoba será el enclave que acoja la primera intervención sobre el terreno para iniciar los trabajos de exhumación de las fosas de represaliados de la Guerra Civil y el franquismo en la capital cordobesa. Se hará antes de final de año y se procederá a realizar una intervención en la denominada gran fosa, en la que se cree que puede haber más de mil represaliados de los más de 4.000 que se enterraron en fosas comunes en los cementerios de La Salud y de San Rafael.

Así lo ha anunciado el coordinador del equipo técnico que ha llevado a cabo el estudio de diagnóstico sobre las fosas de Córdoba, Juan Manuel Guijo, que ha explicado que esta primera intervención, en vertical en el terreno a modo de cata, deberá "servir como termómetro para calibrar qué puede haber" en las fosas. La zona que se propone analizar suma alrededor de 1.300 metros cuadrados de superficie, apenas ha habido modificación sobre ella a lo largo del tiempo desde 1936 y es donde sería más fácil una intervención que arrojase resultados.

La propuesta de intervención, que fue elevada a la Dirección general de Memoria de la Junta y aprobada en junio, cuenta ya con una partida presupuestaria y se prevé iniciar antes de final de año. Su ejecución durará dos meses y se empleará un mes más en elaborar el informe con todo aquello que resulte de dicha intervención, como paso previo para proponer la actuación y exhumación definitiva de los restos en esta zona.

Así, se trata de "definir las áreas viables de intervención, que es un objetivo esencial y, en zonas muy concretas, acometer algún tipo de exhumación selectiva", ha explicado Guijo. El cementerio de "La Salud presenta zonas intactas, donde no ha habido obras o alteraciones posteriores. Son zonas muy susceptibles de intervención y pueden proporcionar resultados rápidos e inmediatos".

"Obtener resultados muy importantes en ambos cementerios"

Hasta llegar a esta propuesta de intervención, Guijo y su equipo han desarrollado un trabajo de diagnóstico sobre las fosas de La Salud y San Rafael, con el fin de obtener indicios sobre ellas, estudiar las evidencias documentales, ubicarlas, conocer los posibles problemas de conservación, saber cuántas víctimas puede haber enterradas y en qué proporción de sexos y edades, y cómo leer e interpretar los depósitos que están en el subsuelo del cementerio.

Los trabajos hechos entre febrero y junio de este año, financiados por Dirección General de Memoria y con el apoyo del Ayuntamiento de Córdoba, se ha centrado en "puntos clave", como ha sido el análisis del material documental del Archivo Municipal, también del Archivo Provincial, fotografías aéreas, testimonios y el estudio de los planos y la realidad de la superficie del cementerio. Todo ello "para hacernos una idea muy clara de qué hay en el subsuelo del cementerio y si es factible o no exhumar", ha precisado Guijo. "Hay fosas en San Rafael que tienen edificaciones encima, pero sabemos que hay espacios totalmente viables, tanto bajo tierra como bajo nichos. Hay esperanzas de obtener resultados muy importantes en ambos cementerios".

De ese estudio se ha extraído que el número de represaliados enterrados en las fosas de Córdoba supera la cifra de los 4.000 y que, de ellos, el 5% aproximadamente eran mujeres.

El informe completo y la propuesta de intervención que se va a realizar en La Salud serán presentados este viernes en un acto a las 19:00 en el Centro del Profesorado de Córdoba con autoridades y familiares de las víctimas, además de todos los integrantes del equipo técnico que ha realizado el estudio y el posterior informe: Elena Vera, Virginia Barea, Jesús Román y Juan Manuel Guijo como responsables del ámbito arqueológico y antropológico, y Rafael Espino, julio guijarro, Fernando Sigler y Ángel García en el ámbito de la investigación documental, histórica y asesoramiento sobre la población represaliada.

"Un rayo de esperanza" para los familiares

Por su parte, el presidente de la asociación de familiares de represaliados Dejadnos Llorar, Antonio Deza, se ha mostrado "muy esperanzado" porque "se abre una perspectiva muy positiva y creo que se van a marcar unas fechas muy importantes para dignificar las fosas de los cementerios de Córdoba".

En ese sentido, Deza ha señalado que, desde la asociación, y "pensando en los familiares, queremos llevarle un rayo de esperanza. Su colaboración va a ser muy importante"en este proceso, ha avanzado, para agradecer a continuación la labor del equipo de profesionales que ha trabajado sobre las fosas y el apoyo de la Dirección general de Memoria de la Junta, el Ayuntamiento y la Diputación cordobesa.

Etiquetas
Publicado el
25 de octubre de 2018 - 13:41 h
stats