La Iglesia, dispuesta a abrir sus puertas a los refugiados

El obispo, Demetrio Fernández, en la sede de la diócesis de Córdoba | MADERO CUBERO
El obispo de Córdoba señala que son las autoridades públicas las que deben llevar la iniciativa de la acogida “pero nosotros sí podemos ayuda”

“Por supuesto que están abiertas nuestras casas, nuestros conventos, nuestras iglesias y hasta el palacio episcopal, si hace falta”.

Con estas palabras el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, se ha mostrado dispuesto a que la Iglesia de Córdoba acoja refugiados procedentes del éxodo de civiles que huyen de los conflictos de oriente próximo, especialmente de Siria e Irak.

“Es un imperativo de la Iglesia. Cuando el Papa lo dijo en su despacho para el mundo entero, sentimos su sintonía. Cáritas ya está en marcha en se sentido”, ha señalado el religioso. “El tema es muy complejo y son las autoridades las que tienen que organizarlo. Nosotros no podemos tener la iniciativa pero sí podemos ayudar para recibir a todos los que dispongan las autoridades”.

Hace unos días, el Ayuntamiento de Córdoba declaró la capital como ciudad abierta para los refugiados. “No nos hemos reunido pero sobre este tema existe una total sintonía”, ha explicado. Esta misma tarde sí que está programada una reunión en sede municipal. A la misma están invitadas instituciones como la Diputación. Su vicepresidenta primera, Felisa Cañete, ha explicado que la Diputación ha abierto una cuenta para que los ayuntamientos y particulares de la provincia ingresen dinero con la que apoyar a los refugiados.

Etiquetas
stats