La hostelería teme una Córdoba sin terrazas por el nuevo decreto andaluz

Panorámica de la plaza de La Corredera | ÁLEX GALLEGOS

El nuevo decreto de la hostelería que este verano aprobó la Junta de Andalucía no le gustó a los vecinos. Pero tampoco a la propia hostelería. Los empresarios temen, incluso, que si el Ayuntamiento decidiese aplicar de manera restrictiva el decreto una ciudad como Córdoba se quedaría sin terrazas. ¿Se imaginan a la plaza de la Corredera sin terraza alguna? Eso es lo que teme la patronal de la hostelería, que está buscando la unión de todo el sector en Andalucía para evitar males mayores.

El decreto no le gusta a los vecinos. Éstos temen que el mismo suponga más ruido, con unos horarios más holgados y con permiso para actuaciones musicales. En Córdoba, incluso, el Consejo del Movimiento Ciudadano protestó ante la consejera de Justicia de la Junta, Susana Díaz, en una reciente visita a la ciudad. Pero tampoco a los hosteleros, que consideran que el mismo arroja una enorme inseguridad jurídica, pues deja en manos de los ayuntamientos la concesión de permisos para instalar terrazas con gran discreción.

Las licencias para instalar terrazas de cualquier negocio de hostelería en la ciudad es una competencia de la Gerencia Municipal de Urbanismo que hay que renovar, y pagar, año a año. Según los hosteleros, el decreto deja la puerta abierta a que sean los ayuntamientos los que denieguen estas licencias en zonas residenciales, sobre todo en las acústicamente saturadas.

Este viernes, la Asociación Cordobesa de Hostelería y Turismo (Hostetur) cuyo presidente Francisco de la Torre ostenta actualmente la de la Federación Andaluza de Hostelería (Horeca) convocó una Junta Directiva de urgencia para abordar la problemática del asunto. “La situación actual es que en bastantes ayuntamientos de nuestra comunidad autónoma se está planteando desde los servicios técnicos de los mismos que, a tenor de la norma, y con carácter general, no se podrán conceder autorizaciones para la instalación de terrazas o veladores en las zonas residenciales, especialmente en aquellas zonas acústicamente saturadas”, han denunciado.

“Con este principio, se está cuestionando el desarrollo de la actividad hostelera, con lo que eso conlleva en términos económicos para el sector empresarial y para los propios ayuntamientos, así como los efectos negativos que de confirmarse este produciría en el empleo que se genera como consecuencia del desarrollo de este tipo de servicios, sin olvidar la desnaturalización de nuestra singular oferta de ocio vital para el desarrollo de la actividad turística en general”, señalan.

Hostetur quiere saber qué va a hacer el Ayuntamiento. Hace dos semanas pidió una “reunión de urgencia” con el presidente de la Gerencia, Pedro Gacía, el gerente y los técnicos del departamento de licencias para “analizar al detalle el decreto”. Hostetur señala que aún no hay fecha para el encuentro.

Los hosteleros quieren que la norma no sea interpretada por cada ayuntamiento de Andalucía, sino que sea igual para todos los municipios, ya que podrían darse “discriminaciones” y “limitación de la actividad hostelera en función de dónde se desarrolle”, según han señalado.

“Igualmente, resulta paradójico que si bien la norma en su exposición de motivos determina que como novedad se amplía la posibilidad de instalación de terrazas y veladores para el consumo de bebidas y comidas, en vías públicas y otras zonas de dominio público y en superficies privadas abiertas o al aire libre o descubiertas de los establecimientos de hostelería y de ocio y esparcimiento en general, estableciendo su ubicación preferente en zonas no residenciales, al objeto de compatibilizar su instalación con el derecho al descanso de la ciudadanía, a nivel técnico la interpretación de la norma se pueda definir con carácter restrictivo”, concluyen.

Hostetur asegura que ya ha contratado a “técnicos especialistas” para que “desarrollen un informe que posibilite una interpretación homogénea de la norma atendiendo a los principios que la impulsaron en su momento, y que sirva para determinar la posición del sector a la hora de participar en el desarrollo de la normativa municipal a nivel andaluz”. También se han pedido reuniones con la Consejería de Turismo.

Etiquetas
stats