#Héroes sin capa | Técnico de telecomunicaciones: “Nos agradecen mucho nuestro trabajo en el confinamiento”

.

Las medidas de confinamiento han obligado a que la vida social y laboral de muchos cordobeses se traslade al terreno digital. Las visitas a los familiares se hacen a través del teléfono, las quedadas con los amigos se han vuelto virtuales y el trabajo, la enseñanza y el entretenimiento dependen en gran medida de internet. Pero, para garantizar que todo esto sea posible, es esencial que profesionales como Gregorio Espinosa sigan trabajando al pie del cañón.

Gregorio es técnico integrado en mantenimiento de telecomunicaciones y se encarga de acudir a los domicilios de los usuarios de su compañía, Procono Televisión (PTV), para solucionar averías técnicas, informáticas o de red e instalar y retirar equipos, entre otros. Es decir, es uno de los técnicos que ha seguido acudiendo al rescate durante el estado de alarma cuando los fallos en la señal wifi han interrumpido el teletrabajo o cuando la televisión ha dejado de funcionar.

En estas visitas, que suelen ser entre 10 y 12 al día y siempre en el barrio de la Fuensanta, Gregorio ha comprobado que su labor es esencial, "incluso más esencial" de lo que él pensaba. "Los usuarios agradecen muchísimo el trato que le damos", sobre todo, las personas mayores, ya que muchas, confinadas en casa, "solo tienen la televisión o necesitan el teléfono para la teleasistencia", cuenta Gregorio que, a veces, deja de ser técnico y les ayuda con alguna tarea del hogar.

"Vas a arreglar una televisión y, ya que la has arreglado, te piden que le hagas un agujerillo para colgar un cuadro". O, en otros casos, que les baje la basura, ya que muchas personas mayores viven la situación con "miedo" y "no se atreven a salir" a la calle. En esos pequeños detalles, bien cuando les introduce la clave del wifi en el móvil o cuando tira las bolsas de basura, Gregorio siente una "gran satisfacción personal" por poder ayudar y ver cómo su trabajo facilita el confinamiento a muchas personas. "Son cosas que te llegan al alma", asegura.

Mucho cuidado y protección

Aunque el volumen de trabajo haya aumentado, "sobre todo, en tema de averías", también ha habido clientes "con miedo" que han llamado a Gregorio para que les explicara las cosas por teléfono sin necesidad de entrar a sus casas. Tanto, que la empresa, que cuenta con una app en la que los técnicos registran los motivos de cada avería, "ha implantado la opción de rechazo sanitario".

Pero a Gregorio y sus compañeros no les faltan las medidas para evitar contagiarse o contagiar a los clientes. "Tenemos mucha precaución, para ellos y para nosotros", explica Gregorio, ya que cada vez que acude a un domicilio se exponen al virus. Por ello, cada técnico tiene su equipo de protección individual (EPI), calzas en los pies, gel hidroalcohólico, mascarillas, gafas y guantes, que se cambian cada vez que visitan a un nuevo cliente.

Además, justo al llegar a cada domicilio, Gregorio sigue un protocolo establecido que parte de explicarle al cliente las normas y pautas que se deben seguir durante el servicio. Una de ellas, no acercarse a él, de forma que los clientes le indican "donde están las cosas" y él realiza su servicio evitando en todo momento el contacto físico. "Por ellos y por mí, que tengo a mis padres mayores y dos niñas pequeñas". Una situación en la que se encuentran muchos de los cordobeses que han seguido trabajando estas semanas.

En este sentido, Gregorio no ha tenido problemas "con ningún cliente" y no ha visto que su trabajo se haya dificultado por las medidas de seguridad o por las rutinas de desinfección al llegar a casa, que han pasado de parecer "un sobreesfuerzo" a convertirse en costumbre. Aún así, sí echa en falta la cercanía con el cliente, ya que su servicio siempre implica "un trato muy personal y cercano" que ahora, como en tantas profesiones, se ha visto muy limitado.

Etiquetas
Publicado el
10 de mayo de 2020 - 06:30 h
stats