Solo puede haber uno: un juez da la razón a la familia del Santos original

Fachada de la Taberna Bar Santos, con el azulejo que muestra al propietario del local Francisco Santos | ALEX GALLEGOS

Ya hay fallo. En uno de los juicios más curiosos de la hostelería cordobesa, el juez del Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Córdoba ha fallado que en la ciudad solo puede haber un Bar Santos y ese es el original, el pequeño pero concurrido local que abrió sus puertas en 1966 y que sirve cuñas gigantes de tortilla de patata en la esquina con el muro noroeste de la Mezquita-Catedral.

La sentencia, según han explicado a este periódico fuentes de la familia de Francisco Santos -el hostelero que abrió esta pequeña taberna-, obliga a cambiar el nombre del otro Santos: la Taberna Bar Santos que se ubica a unos metros de allí, en la calle Corregidor Luis de la Cerda, y que es propiedad de Francisco Palacios.

“La tan meritada sentencia ordena al Señor Palacios al cese inmediato de toda forma de utilización de la marca, así como le prohíbe realizar en el futuro cualesquiera actos consistentes en la utilización de la citada marca, y por último a la publicación de la sentencia en dos diarios de difusión nacional y local”, explica la familia al respecto.

La historia la recordarán algunos parroquianos y forofos de la intrahistoria cordobesa, pues es un caso similar, salvando las distancias, al que ocurrió con la marca McDonald's. A saber: el hostelero Francisco Palacios tomó las riendas del Santos original en 2009 en régimen de alquiler y, unos meses después, registró un logotipo y una marca propia, Taberna Bar Santos 1966, que sustituyó a la que existía antes, Bar Santos.

Todo esto ocurrió sin que la propiedad del local lo supiera. Estos se acaban enterando cuando deciden rescindir el contrato de alquiler con Palacios y éste les aclara que se lleva la marca Santos a otro local que gestiona junto a la Puerta del Puente. Los hechos ocurrieron en el verano de 2018 y, desde entonces, ambos negocios han convivido en presunta armonía mientras un juez dirimía quién tiene los derechos de explotación de la marca Santos.

Ahora, la familia de Francisco Santos acaba de celebrar su victoria en los tribunales y el fin de un litigio que han atribuido a “la mala fe de una persona que pretendía aprovecharse del buen nombre y reputación ganada” por Francisco Santos.

https://cordopolis.es/2018/07/03/en-el-nombre-del-santos/

Etiquetas
stats