Las habas y cebollas del estadio, de un ordenanza ya jubilado

Panorámica del polémico huerto.
La Policía Local certifica que el huerto urbano denunciado por el Córdoba CF fue regado con agua de la entidad pero que el grifo está ya anulado | Una funcionaria cuida ahora del huerto, en el que además hay plantones de tomates, pimientos y berenjenas

Infinita pasión por las hortalizas. El huerto instalado en la zona de Preferencia del Estadio del Arcángel, denunciado este viernes por el Córdoba Club de Fútbol, pertenecía a un ordenanza del Ayuntamiento que se jubiló hace diez días, según ha podido saber este periódico y comprobar la patrulla de la Policía Local que sobre el mediodía acudió para comprobar la denuncia de la entidad blanquiverde.

En su visita, la Policía Local ha certificado la existencia del huerto. De hecho, cuando los agentes llegaron el mismo estaba siendo regado por otra trabajadora del Área de Servicios Sociales que, según les manifestó, sabía que pertenecía a un trabajador ya jubilado y que éste, además, no podía cuidarlo. Los agentes certificaron que el huerto en algún momento se había regado con un grifo que ya está cegado pero que salía de una zona ajena a la Preferencia. El Córdoba asegura que el consumo de este agua, que los agentes consideran que ha sido en este tiempo muy escaso, se le cobraba al club. Han sido empleados del propio club quienes han cerrado el grifo, según fuentes de la entidad blanquiverde.

El huerto urbano de la Preferencia del Arcángel, que puede ser ya el más famoso de toda la ciudad, está compuesto por jardineras en las que hay sembradas habas y cebollas en una zona de unos seis metros cuadrados. Además, hay otras 40 pequeñas macetas con plantones de tomates, pimientos y berenjenas.

Según ha podido saber este periódico, los agentes de la Policía Local han comprobado que estas macetas y arriates se riegan con el agua acumulada en 11 cubetas y una garrafa. Estas cubetas y garrafa se llenan con una manguera que procede del sótano de la Preferencia. En el sótano, los agentes detectan que ha existido una toma de agua de un grifo que ha sido eliminado recientemente y comprueban cómo aún hay humedad en el suelo. Los agentes de la Policía Local comprueban que la tubería se ha cortado y que el consumo de agua estimado de este huerto urbano era de unos diez litros por cada riego.

Etiquetas
stats