Un guardia civil de Lucena salva la vida de un bebé en parada cardiaca

.

Un guardia civil de Lucena que estaba fuera de servicio le ha salvado la vida a un bebé mallorquín que estaba en parada cardiaca. Los hechos ocurrieron en junio pero se han conocido ahora, gracias a un reportaje del periódico Mallorca Diario, que ha hablado tanto con el agente como con la familia del pequeño.

El agente se llama Rafael Ramírez Romero y es natural de Lucena, como recordaban en su municipio este viernes muchos de sus vecinos. Según la información, los hechos ocurrieron en el barrio de Son Rullán en Palma de Mallorca. La familia del pequeño, de un año y medio, salió corriendo al centro de salud ya que el niño tenía fiebre y no respondía. En el aparcamiento, el agente y su pareja vieron la escena y se acercaron a ayudar, identificándose como agente de la Guardia Civil.

El centro de salud estaba cerrado cuando llegó la familia. "El hombre aporreaba la puerta para que le abrieran pero nada, no había nadie", prosigue. "Así que me lancé a reanimarlo yo", indica Rafael en declaraciones a Mallorca Diario. El agente había recibido un cursillo de Reanimación Cardio Pulmonar y logró sacar al pequeño de la parada que sufría. Después llegó la ambulancia, que tardó unos 15 minutos.

El pequeño salvó la vida gracias a la rápida intervención del guardia civil. El niño fue trasladado al hospital, donde ya se ha recuperado completamente.

Etiquetas
Publicado el
17 de agosto de 2018 - 17:13 h
stats