Otra gran constructora cordobesa en concurso de acreedores: Hivernia

Sala de Vistas del Juzgado de lo Mercantil de Córdoba | MADERO CUBERO

Hivernia fue una constructora constituida por dos grandes empresas cordobesas: Noriega y Moreno S. A. El objetivo de esta promotora era el desarrollo industrial de grandes bolsas de suelo en la ciudad. Así, su objetivo se centró en la antigua Azucarera de Villarrubia y también en Chinales, donde Moreno S. A. iba a trasladar su producción agroalimentaria y donde, de paso, se iban a construir 700 viviendas junto a Valdeolleros. Esta semana, Hivernia ha entrado en concurso voluntario de acreedores.

La empresa, que llegó a tener un capital social de seis millones de euros, no pudo desarrollar ninguno de sus grandes proyectos. El estallido de la burbuja del ladrillo, el concurso de acreedores que ha acabado por liquidar y disolver el enorme grupo de la familia Sánchez Ramade, y la crisis también de Moreno S. A. se ha llevado por delante a esta constructora sin que haya podido poner en marcha ninguna de sus iniciativas.

La única que arrancó, aunque sobre plano, fue la de la construcción de un polígono industrial en la antigua Azucarera de Villarrubia. Ahora, tendrá que ser la Gerencia de Urbanismo la que acabe la obra tras ejecutar un aval de más de diez millones de euros firmado por Hivernia para su construcción. Los trabajos se interrumpieron en 2009.

El proyecto de Chinales estaba previsto para que comenzara en el año 2010 con el objetivo de que el grupo Moreno se trasladase en 2012. Nada de eso ocurrió. Tampoco la construcción de las 700 viviendas junto a Valdeolleros. Ahora, el titular del Juzgado de lo Mercantil de Córdoba ha ordenado a Aguayo Abogados que se encargue de la gestión de la compañía y tratar de ordenar los pagos pendientes a los diferentes proveedores.

Etiquetas
stats