“La gran basílica” del Centro de Convenciones

.
Los arquitectos Fernando Suárez y Francisco Javier Terrados presentan en el Teatro Góngora el proyecto de construcción, que destaca por la creación de multitud de posibles espacios con módulos móviles | La fachada se inspira en las celosías andalusíes

"La gran basílica de Córdoba". Hasta seis veces repitieron esta frase los arquitectos Fernando Suárez y Francisco Javier Terrados para referirse al proyecto que ellos mismos han diseñado para la construcción del Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones en el antiguo pabellón del Parque Joyero, que será reconstruido. Ante un Teatro Góngora repleto en la parte de abajo y sin maqueta, pero sí con mucho plano en 3D, Terrados y Suárez desgranaron cómo será el que es el gran proyecto del equipo de gobierno del PP en este mandato en el Ayuntamiento de Córdoba.

El futuro Centro de Convenciones, cuya fachada será similar a la de una celosía andalusí, se configura como un recinto versátil, en el que se pueden crear una multitud de espacios gracias a la distribución de módulos móviles y en el que, aquí está traído el concepto basílica, se jugará con la luz natural. No obstante, el Centro de Convenciones contará con un espacio central, bautizado por los arquitectos como "la gran sala de Córdoba" sobre el que girará todo.

Alrededor de esta gran sala se construirá un vestíbulo de columnas que se podrá cerrar o abrir con los módulos móviles. Al fondo de la gran sala se reserva el espacio que ocupará Surgenia, copropietaria del edificio, y que tendrá algo más del 20% de la superficie (y que reduce el espacio expositivo). Sobre la gran sala se levantará un falso techo repleto de lucernarias, que hará al edificio más sostenible energéticamente (el actual tiene unos techos más altos de lo previsto, con la intención de su anterior propietario de que alguna vez llegase a acoger óperas). Encima del falso techo se instalará todo el sistema de iluminación y climatización del edificio.

La gran sala tendrá forma rectangular y cumplirá la llamada "proporción cordobesa", bautizada así por el arquitecto Rafael de la Hoz padre. En un "guiño" a su obra, los arquitectos han querido respetar esta dimensión, descubierta por De la Hoz y que se repite una y otra vez en la mayoría de los edificios monumentales de la ciudad. No es el único guiño a la ciudad. Las celosías y los grandes óculos que coronan a Norte y Sur el edificio simulan esa "gran basílica" de la que hablaron los arquitectos, que han trabajado en un diseño que no sea castigado por las inclemencias meteorológicas que pueda sufrir el edificio.

Los arquitectos expusieron también, a través de imágenes en 3D, las posibilidades que ofrece el centro para usos de distinto formato en el Centro de Convenciones. Así, y según admitió el alcalde, José Antonio Nieto, en su intervención posterior, han previsto también el diseño de una sala polivalente anexa "que nos ahorra la segunda fase que teníamos prevista" y que permitirá acoger eventos de un formato menor.

El proyecto intervendrá también en los aparcamientos, "el gran regalo de la zona" en palabras de Terrados y Suárez, aunque de una forma menor. Los arquitectos señalaron que se distribuirán de otra manera las plazas y que se construirán nuevos accesos, para facilitar la entrada y salida desde el gran pabellón.

A partir de ahora, los arquitectos volverán a trabajar contra el reloj. En noviembre tienen que tener acabado el proyecto de ejecución (lo presentado en el Teatro Góngora es el básico), que será el que servirá al Ayuntamiento para sacar la obra a concurso. Además, serán Terrados y Suárez los arquitectos responsables de los trabajos, los que dirijan la obra y los que estén pendientes de que el pabellón se convierta en lo que se ha proyectado en el Teatro Góngora.

Etiquetas
stats