Globalaeronautic reclama la “nulidad” de la subastilla de Pérez Giménez

Responsables de Globalaeronautic, ayer ante el Juzgado de lo Mercantil | MADERO CUBERO
La empresa, anterior adjudicataria de los laboratorios, asegura que aceptar la oferta de Krasfarma supondría “un agravio comparativo”

“De ser aceptada la oferta de Krasfarma, supondría un agravio comparativo en cuanto a otras compañías cuyas ofertas fueron desechadas precisamente por ofertar pagos aplazados (ver página dos del auto 2 junio en lo relativo al rechazo de la oferta de Ingenieria y Planificacion Sostenible), máxime cuando a la adjudicataria Globalaeronautic se le exigía el pago del total precio de diez millones de euros simultáneamente a la firma de la escritura”. Éste es el argumento de Globalaeronautic para presentar un “incidente de nulidad” de la subastilla que se celebró ayer en el Juzgado de lo Mercantil de Córdoba para adjudicar la unidad productiva de los Laboratorios Pérez Giménez.

La empresa, cuya adjudicación fue anulada por orden del juez tras la anterior subasta, tiene previsto presentar un recurso solicitando la anulación de la subastilla y reclamando que la titularidad de los laboratorios se les retorne. El juez ayer ya aseguró que “verbalmente” le habían informado de que la compañía iba a presentar el recurso y que sería la Audiencia Provincial la que lo resolvería, expresó.

Ayer, los representantes de los laboratorios rusos Krasfarma fueron los únicos que se han presentado a la subastilla convocada por el juez de lo Mercantil de Córdoba para hacerse con los laboratorios Pérez Giménez. El titular del juzgado, Fernando Caballero, debe decidir ahora si la oferta presentada por la farmacéutica eslava cumple con los avales.

La empresa ha propuesto un pago fraccionado por la compra de los laboratorios, algo que el juez tendrá que estudiar y decidir si finalmente acepta su oferta o bien vende los laboratorios por lotes. El propio juez, que atendió a la prensa y a los sindicatos tras la subastilla, admitió que no sabe el tiempo que tardará en decidir, aunque espera que sea lo antes posible.

La oferta de los rusos de Krasfarma pasa por entregar 1,1 millones de euros en el momento de firmar la escritura. En un plazo de seis meses se comprometen a pagar otros dos millones de euros más, entregar un millón al año y dejar el grueso del pago, 3,6 millones de euros, para entregar dos años después de firmar la escritura. Los propios inversores de Krasfarma aseguraron a las puertas del Juzgado de lo Mercantil que prefieren poner primero la fábrica a funcionar y pagarle a los trabajadores, para posteriormente entregar el dinero a los acreedores.

En cuanto al empleo, Krasfarma se ha comprometido a contar desde el primer día con 50 trabajadores y emplear a otros 50 más en los primeros tres meses. El juez también se ha mostrado cauto en cuanto a esta oferta y ha reconocido que no es habitual que en un concurso de acreedores se pacte un pago fraccionado por la compra de una empresa en liquidación.

Etiquetas
stats