El gasto por calefacción en la cárcel se reduce un 32% desde 2014

Prisión provincial de Córdoba | MADERO CUBERO

En enero de este año, La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDH-A) denunció que este invierno los 1.400 presos de la cárcel de Córdoba no disfrutaban del sistema de calefacción de la prisión. Gracias a una pregunta parlamentaria presentada por los socialistas cordobeses Antonio Hurtado y María Jesús Serrano, el Gobierno ha informado de que entre 2014 y 2016 el centro penitenciario cordobés redujo en un 31,9% su gasto en calefacción. Así, pasó de gastar 286.571 euros en 2014 a 195.151 euros en 2016. “Justo el periodo en que más han subido los costes de la energía, la prisión ha bajado el gasto”, destaca Hurtado.

Según denunció en enero el coordinador de APDH-A, Valentín Aguilar, las celdas de los presos y las zonas comunes no cuentan con el sistema de calefacción activado, mientras que éste sí sube la temperatura en la parte de los locutorios para las visitas (familiares y abogados), las zonas de trabajo de los funcionarios y espacios especiales como la enfermería de la prisión o el módulo de aislamiento.

En su respuesta parlamentaria, el Gobierno afirma que “la gestión de la calefacción se realiza de acuerdo con las necesidades de la población reclusa del centro, así como con los principios de racionalización del gasto y la prestación de un adecuado servicio”. En este sentido, insiste en que la dirección del centro “lleva a cabo una gestión racional del servicio de calefacción que se dispensa a los internos, teniendo en cuenta las características de la población reclusa, los horarios de permanencia e celda y los horarios en determinados servicios”.

“La calefacción no se ha activado en todo el invierno” denunció en enero Valentín Aguilar y señaló cómo “se da la circunstancia de que, como abogado, yo me encuentre calentito a un lado del cristal del locutorio mientras que al otro lado el preso está muerto de frío”. Por ello, desde la ONG exigieron “criterios de igualdad” para los presos y criticaron que las condiciones de temperatura en invierno sin calefacción atentaban “contra su integridad física y su salud”.

El Gobierno afirma que la duración de la calefacción sigue estos criterios:

- En aquellos módulos en los que por sus características arquitectónicas (zonas más frías) o por las peculiaridades de su población reclusa se ·hace aconsejable un mayor suministro de calefacción (como los módulos de Enfermería o Aislamiento) “la misma está funcionando las 24 horas del día”.

- En las celdas del resto de departamentos, el horario está establecido en función de las condiciones climatológicas del momento. Actualmente, dice el Gobierno, “el horario está dispuesto d 6.00 a 8:00 y de 19:00 a 23.30, coincidiendo con horarios de permanencia de los internos en sus respectivas celdas”.

Las celdas de los internos están dotadas de calefacción a través de un circuito primario de agua caliente que lanza aire caliente a las celdas por rejillas instaladas en la pared.

- En las aulas interiores de los módulos y en las dependencias del departamento sociocultural, se cubre el horario de realización de actividades, “coincidiendo con la afluencia de internos a las mismas, todo ellos en coordinación con los profesionales que dirigen las actividades (profesores, docentes, monitora ocupacional, psicólogos...)”.

-En el edificio de Comunicaciones el suministro se hace coincidir con los horarios de las visitas, “cubriéndose todos los horarios de las mismas”.

Etiquetas
stats