Garrido repite como presidente del Colegio de Abogados

Garrido, en la toma de posesión. | MADERO CUBERO
El decano juró el cargo ayer con el objetivo de "cumplir las expectativas" tras las pasadas elecciones

Tras las elecciones del pasado 12 de diciembre, en las que los colegiados eligieron a José Luis Garrido como decano de la corporación, ayer se celebró el acto público y solemne en el que los nuevos miembros de la Junta de Gobierno tomaron posesión de su cargo. El decano, el secretario y los diputados y diputadas 2º, 4º, 6º y 8º juraron el cargo.

En la ceremonia, los diputados que han finalizado su mandato cedieron el testigo a los nuevos representantes de la Junta de Gobierno, quienes asumen el cargo para los próximos cuatro años.

Precisamente para ellos, para los diputados salientes, fueron las primeras palabras del decano. "Agradezco de todo corazón el importante trabajo, el buen hacer y la generosa entrega de su tiempo y sus conocimientos. Habiendo conocido vuestro trabajo personalmente, puedo dar fe de que sois oro puro de la abogacía cordobesa", ha manifestado.

José Luis Garrido ha puesto de manifiesto la "enorme satisfacción y emoción" que hoy inunda a quienes renuevan sus cargos de la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Córdoba y también a los que se incorporan a ella. Una emoción que, como ha manifestado, "debemos de conjugar también con un enorme y pesado sentimiento de responsabilidad, cuando los compañeros de Córdoba decidieron que fuéramos nosotros quienes continuáramos dirigiendo esta bicentenaria institución. Por tanto, os agradezco, a vosotros, abogados y compañeros de Córdoba que hayáis confiado en nosotros y espero poder cumplir las expectativas".

El decano se ha referido a la nueva etapa que se abre para el Colegio de Abogados de Córdoba, en la que, como ha manifestado, "intentaremos dar cumplimiento a todos y cada uno de los compromisos adquiridos". "Sin duda, el objetivo de todo órgano de gobierno de un colegio profesional, debe ser conseguir que todos sus colegiados se sientan miembros activos y participativos, que se sirvan de su colegio como uno más de sus instrumentos de trabajo y que lleguen a sentirse unidos a la institución".

Los abogados, ha añadido Garrido, "debemos continuar trabajando. Hemos de pensar que en muchas ocasiones valemos mucho más fuera del juzgado que dentro de él. Debemos cumplir nuestra obligación deontológica de intentar solucionar los problemas antes de tener que llegar a la contienda judicial. Para ello se nos están poniendo los mimbres necesarios con la mediación y el arbitraje que debemos potenciar como mecanismos útiles y también como actividad profesional. Tampoco podemos olvidarnos de la actividad asesora que la sociedad nos está demandando y a la que los abogados debemos abrirnos definitivamente pues somos los adecuados para ofrecerla".

Etiquetas
stats