Ganemos: en mitad del fuego cruzado de Podemos

Asamblea de Ganemos de este domingo | TONI BLANCO
El debate de este domingo volvió a reflejar en la asamblea dos culturas políticas distintas entre la agrupación de electores y el partido morado, inmerso en un choque por el poder interno a nivel nacional

Oficialmente, la asamblea de este domingo en Ganemos tenía como objetivo decidir si la agrupación política iniciaba el proceso para negociar su plena inserción en el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Córdoba junto al PSOE e IU. Extraoficialmente, todos sabían que la elección sería una pieza más en el complejo tablero de batalla entre familias políticas en el que vive inmerso Podemos desde las pasadas elecciones.

Podemos sufre un momento extremadamente delicado a nivel nacional con su reflejo también en Andalucía. En Madrid, existe una lucha entre dos familias, lideradas por Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. A grandes rasgos, y ciñéndonos solo al debate sobre la formación del Gobierno nacional, la primera se alinea con una visión más dura y recelosa de un acercamiento al PSOE, mientras que la segunda opta por algo más de flexibilidad.

En Andalucía, Podemos está firmemente liderado por Teresa Rodríguez que en principio no pertenece a ninguna de las dos vertientes pero que coincide ahora con Iglesias en su alergia a cualquier acercamiento a los socialistas. Ni en el Parlamento autonómico ni tampoco en las provincias.

En Córdoba, Podemos ha sufrido sus propias luchas intestinas y el aparato de la organización ha quedado debilitado en comparación con el institucional. La provincia eligió a un parlamentario de Podemos, David Moscoso, que ha ganado visibilidad gracias a su actividad en la Cámara. Moscoso ya alertó en la asamblea del 15 de junio de 2015 de los riesgos que supondría en su opinión entrar en un gobierno municipal regido por el PSOE en Córdoba. Aquella vez, la asamblea presencial optó por el no y decidió no entrar en el Ejecutivo. Este domingo, sus recelos seguían presentes, en la línea que mantiene Podemos Andalucía.

Aún así, finalmente, se impuso un voto positivo. Se abre, pues, el proceso negociador. Pero no cesa el debate interno. Porque el debate en Ganemos no es solo entre Podemos y el resto, reconocen dentro de la formación. “Dentro de Podemos, incluso, hay quien no ve con malos ojos que se entre en el gobierno municipal”, insisten las mismas voces. “Se trata, en el fondo, de un debate entre dos culturas políticas: la puramente asamblearia propia de Ganemos y otra más vertical y ejecutiva, que defienden sectores de Podemos”, prosiguen.

Para tratar de garantizar, no obstante, que los potenciales acuerdos se voten con la mayor pluralidad en la asamblea final que decidirá finalmente qué hacer, Ganemos ha optado por abrir la futura votación a todos. Es decir, no será como en 2015, unos comicios presenciales, sino que se volverá al origen de Ganemos y se permitirá votar a través de Internet a todos aquellos simpatizantes que no puedan acudir a la asamblea.

Etiquetas
stats