El futuro de 110 trabajadores de Pérez Giménez, en el aire

Manifestación de los trabajadores de Pérez Giménez por las calles de Córdoba. | MADERO CUBERO
Sólo dos de las cinco empresas que han presentado ofertas para quedarse con los laboratorios prevé seguir contando con parte de la plantilla | Una oferta asumiría 4o empleos, otra 30

Sólo dos de los grupos interesados en la compra de la farmaceútica cordobesa Laboratorios Pérez Giménez están dispuestos a asumir 40 empleos de la actual plantilla, que mayoritariamente está sometida a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo que finalizó ayer. Por eso, 110 trabajadores, de los 150 que componen la empresa, no saben cuál va a ser su futuro laboral.

Según han confirmado distintas fuentes judiciales, las firmas Global Aeronautic y Norman son las únicas que en sus ofertas para hacerse con la compañía farmacéutica admiten a 40 y 30 empleados, respectivamente. Por eso, lo único que está claro en este complicado proceso es que 110 trabajadores, que llevan 20 meses sin cobrar sus nóminas, se irán al paro.

Cinco empresas han presentado ofertas ante el juzgado de los Mercantil de Córdoba para hacerse con Pérez Giménez, farmacéutica en concurso de acreedores que ya está en fase final de liquidación al no haber encontrado ningún comprador cuando salió a subasta. De esta forma, su agonía y la de los trabajadores que viven pendiente del futuro de la empresa, parece inacabable. Después de que el 25 de marzo el juez de lo Mercantil de Córdoba, Fernando Caballero, ordenase la liquidación de los laboratorios -Globalaeronatic, la única empresa que pujó por esta firma en concurso de acreedores no abonó el aval de 1 millón de euros exigidos- el magistrado permitió que se presentasen más ofertas fuera de la subasta como última oportunidad para garantizar un futuro a los fabricantes del famoso Calmante Vitaminado.

Dado el punto en que se encuentra el proceso, las mismas fuentes judiciales apuntan que ya no se va a tener en cuenta los requisitos que se pedían a los empresas para que pujaran en la fase de subasta. Así, ya no se pide que paguen un mínimo de 11 millones de euros ni que mantengan un porcentaje de la plantilla. No obstante, en el juzgado se afirma que se considerará la cantidad económica que se aporte, la solvencia de la empresa candidata a hacerse con Pérez Giménez, el porcentaje de plantilla que permanezca y el mantenimiento de la actividad de los laboratorios.

La agonía de Pérez Giménez es larga. A finales del año pasado la multinacional LPG Pharmula consiguió ganar una subasta por los laboratorios, pero fue incapaz de conseguir que los bancos a los que Pérez Giménez les debe 60 millones de euros le refinanciaran esta deuda. El 10 de marzo se prorrogó por 45 días un Expediente de Regulación Temporal de Empleo que afecta a 120 trabajadores que llevan años viviendo con incertidumbre el día a día de una empresa que ha venido sobreviviendo gracias al esfuerzo de la plantilla.

Etiquetas
stats