Frenazo a la precariedad de las 'kellys' en el nuevo convenio de hostelería

Protesta de las 'kellys' en Córdoba | TONI BLANCO

La precariedad de las camareras de pisos que limpian habitaciones de hoteles -popularmente conocidas como kellys- está presente en la negociación del nuevo convenio de hostelería de Córdoba y podría tener sus días contados.

El diálogo que mantienen patronal y sindicatos ha puesto sobre la mesa una medida vista con buenos ojos por ambas partes y que ya ha sido aprobada en el convenio en otras provincias, como en Málaga: se exige a los hoteles que externalicen el servicio de limpieza y que lo contraten con empresas que paguen a las kellys según el convenio de hostelería y no de cualquier otra manera, como viene ocurriendo hasta ahora.

De esta forma, la empresa que entrara con sus trabajadoras a prestar el servicio de limpieza al hotel estaría obligada a abonar el sueldo a las kellys según el convenio de hostelería y, de no hacerlo, sería el hotel el "responsable solidario de los elementos salariales". Es decir, se trata de establecer por norma que el hotel contrate con una empresa que pague a las camareras de piso según convenio, porque si no lo hace, será él quien pague la diferencia.

Esta medida, según ha podido saber CORDÓPOLIS de fuentes que asesoran en la negociación por parte de CCOO en el convenio en Córdoba y lo han hecho ya en Málaga y Huelva, supondría en la práctica acabar con la precariedad que denuncian las kellys, con sueldos que no llegan ni a 600 euros al mes, al ser subcontratadas por empresas multiservicios que no aplican el convenio del sector de la hostelería.

La negociación del convenio aún está abierta, después de 18 reuniones entre patronal y sindicatos, y ahora afronta el meollo de la revisión salarial de los trabajadores. Las fuentes consultadas esperan que "después de las firmas de los convenios de Málaga y Huelva, demos un empujón al de Córdoba" y tomar el "impulso definitivo" para que el grueso del acuerdo esté listo en el mes de julio.

Las kellys de Córdoba vienen denunciando desde hace meses la "explotación" que aseguran sufrir en los hoteles de entre tres y cinco estrellas de la ciudad. Exponen que las camareras de piso cordobeses "no llegan ni a los 600 euros al mes" por unas jornadas que aseguran que son de seis horas "y que regalan otras dos", lo que a su juicio incumple el convenio. "Las grandes cadenas como Hotusa tienen subcontratado el servicio de limpieza con una empresa multiservicios", que a su vez explota a estas empleadas, denuncian.

En Córdoba hay al menos un centenar de mujeres que trabajan como camareras de piso a través de un servicio externalizado tan solo del grupo Hotusa, denunció CCOO.

Etiquetas
stats