Formulan cómo predecir la adaptación de las plantas al cambio climático

.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Córdoba ha hallado una fórmula matemática para predecir el comportamiento de las plantas ante los cambios del clima. Se trata de una aplicación de las matemáticas a la biología, que ha dado con una fórmula clave para describir el interior de las hojas de las plantas y el patrón que siguen sus células en los distintos ecosistemas.

La investigación, realizada desde la Universidad de Córdoba por el profesor de Ecología Rafael Villar junto a las universidades de California, Sidney y el centro Jülich, en Alemania, analiza el peso de las hojas, su grosor y densidad, como claves de la adaptación de las plantas al clima.

Así, a través de las ciencias matemáticas aplicadas a la biología, esta fórmula les ha dado la clave de la adaptación que desarrollan las plantas ante el clima. “Con esta fórmula matemática lo que hacemos es predecir, a través de los diferentes componentes de tejido de la hoja, cuál podría ser el peso específico de la hoja. Y eso nos da una idea de qué especie está adaptada a un clima más seco o a un clima menos estresante”, explica el profesor.

La investigación internacional desarrolla su práctica con once especies representativas de los distintos ecosistemas del planeta y, en concreto, desde Córdoba se estudia la adaptación de las plantas de la zona del Mediterráneo. “Se prevé que, en los próximos años, va a haber un incremento de la temperatura y de la sequía en el área mediterránea y esto nos puede permitir saber qué especies están mejor adaptadas a ese cambio que es irreversible en esa dirección”.

Los investigadores cordobeses han trabajado en la selección de determinadas plantas para hacer un muestreo y, a partir de ahí, medir sus rasgos funcionales y distintas variables. Luego, el trabajo se ha desarrollado en el laboratorio para estudiar las hojas y conocer los rasgos que están relacionados con su adaptación al clima.

El estudio da a conocer cómo existen especies de plantas que presentan unas características particulares que están relacionadas con la adaptación a la sequía. “Vemos la composición de la hoja y en base a esa composición, analizamos los datos y vemos qué tipo de estrategia tienen esas plantas para adaptarse al cambio climático”, explica otro de los investigadores, Manuel Olmo.

Así, se ha podido establecer que las plantas desarrollan dos tipos de estrategias para su desarrollo: “Unas plantas tienen una estrategia más adquisitiva, tratan de aprovechar el período favorable  para adquirir una tasa fotosintética alta, para intentar crecer rápido en ese período favorable, y otras tienen una estrategia más conservativa que, como su propio nombre indica, trata de tener un crecimiento más lento, una longevidad de la hoja mayor. Este tipo de plantas pues sí parece que se adaptan mejor a períodos de sequía”, dice sobre las conclusiones de esta investigación que ha sido publicada en la revista científica Ecology Letters.

Etiquetas
stats